Tipo de cambio:

Compra: 3.380

Venta: 3.386


Año del diálogo y la reconciliación nacional
VIERNES 16

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CUESTIÓN DE DERECHO

Feminicidio: cómo manejar la crisis-I

Está claro que la violencia contra la mujer se inicia y se encuentra ligada al control que quieren ejercer los hombres sobre las mujeres. La estadística del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) señala que de los 82 casos de tentativa de feminicidios registrados entre enero y marzo, en la mayoría la motivación respondió a los celos, el rechazo de la pareja o expareja o la toma de decisión de separarse. Estas cifras no son para lamentarse y menos aún para continuar pidiendo el incremento de las penas carcelarias; sino que el país debe tomar decisiones para manejar esta crisis que tanto daña a nuestra sociedad.

10/5/2018


Flor de María Deur Morán

Decana del Colegio de Abogados del Callao

Pero las cifras antes citadas son simplemente aquellas anotadas, según el Mimp, en el informe registrado en el servicio telefónico gratuito (Línea 100) que llega a 4,543 consultas sobre violencia familiar, en todo el país. Este dato da a conocer que en la realidad podrían ser mucho más.

Sin duda, uno de los servicios que se brinda en la orientación para estos casos de violencia familiar y feminicidios, que afecta al desarrollo humano y que ayuda a dar soluciones, es mediante los colegios profesionales, tanto de Trabajo Social, de Psicología y de Abogados; su labor esdetectar y prevenir las causas del problema, entre otras prestaciones profesionales.

Sin embargo, debido a la situación en que nos encontramos, es necesario empezar a trabajar en un centro de manejo de la ira, debido a que se puede evitar la violencia como reacción para salvar la vida, que es fundamental.

En tal sentido, así como existe una línea telefónica para consultas sobre violencia familiar, también debería instalarse una línea de Whatsapp para personas con problemas de ira; porque son ellos quienes pueden convertir su incapacidad de controlarse en un acto criminal. Es cierto que muchas familias intentan ocultar cuando uno de sus miembros tiene problemas psicológicos; sin embargo, hoy debemos empezar a sincerarnos para acelerar los procesos y medidas de protección y seguridad a las víctimas.

La respuesta la tiene –sin duda– el Estado, y además debe ser oportunidad para evitar que casos como los de Elizabeth Fernández, Eyvi Ágreda, entre otros, se extiendan a otras mujeres.