Tipo de cambio:

Compra: 3.355

Venta: 3.359


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 13

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

YAKU RAYMIFIESTA POPULAR. LOS POBLADORES Y ESTUDIANTES DE LA PROVINCIA DE NASCA, AL IGUAL QUE LO HACÍAN SUS ANTEPASADOS, ESPERAN CADA 14 DE MAYO PARA EL TRADICIONAL YAKU RAYMI.AGUA AMADA. EL SEÑOR NASCA RINDE HOMENAJE Y MUESTRA LOS CANALES YA LIMPIOS. RESPONSABILIDAD. LAS COMUNIDADES NASQUEÑAS CUIDAN LOS SISTEMAS HIDRÁULICOS Y LOS MANTIENEN EN BUENAS CONDICIONES.

Fiesta Nasca del pago al agua

La conexión mística entre el hombre y el agua, en la que el primero reconoce el aspecto sagrado del líquido, se revaloriza en los acueductos de Achaco Alto, en Nasca.

Tal como lo hacían sus antepasados, los pobladores de la provincia de Nasca (región Ica), celebran el tradicional Yaku Raymi o Fiesta del Agua.

2/7/2016


Para ellos, el valle de Nasca –ubicado en la cuenca del río Grande– es sagrado. Cuenta con más de 50 acueductos, de los cuales solo 32 se encuentran en buenas condiciones. El resto fue afectado por las actividades humanas y fenómenos naturales.

Achaco Alto

El centro poblado de Achaco Alto posee más de un kilómetro de ingeniería hidráulica con cuatro tramos o ramales revestidos de piedra que mantienen su estabilidad a pesar de los años. Se ubica, como dicen los choferes, “a 5 soles y 15 minutos” de Nasca.

En el lugar habitan 300 personas que cooperan para cuidar sus acueductos, verdadera hazaña de ingeniería hidráulica con la que los nascas resolvieron el problema de tierras eriazas de la costa sur.

“Ya todo está listo. El acueducto limpio, gracias a la intervención de la comunidad, al comité de usuarios y de instituciones como la Municipalidad Provincial de Nasca, el Ministerio de Cultura y la Administración Local de Agua Grande”, anunció el presidente de la Asociación del Centro Poblado, Luis Gutiérrez Sánchez, aquel 14 de mayo, cuando a las 2 de la tarde empezó el Yaku Raymi.

Ayni en escena

Antes de la ceremonia, la población se dedica a la limpieza, ofrenda y recolección de objetos. Esta práctica transmitida por los antiguos peruanos es un reflejo del ayni, actividad en la que la población coopera para la limpieza de sus acueductos.

Cada poblador nasqueño se organiza para cumplir con su turno de trabajo y rendir tributo a este sistema hidráulico.

En el pueblo, la gente recibe a los más de 2,000 turistas con platos típicos de pallar y chicharrón mientras se espera la fiesta. Unos minutos después la gente abre filas a los músicos vestidos como los nascas; es cuando la ceremonia se inicia.

La ceremonia

Ochenta hombres y mujeres integran la caravana ceremonial, como danzantes y súbditos. Se trata de alumnos del Instituto Superior Tecnológico Nasca. Ellos trotan, con sus vestimentas nasqueñas, al ritmo de quenas, zampoñas y tambores, junto al señor nasca y su colla.

El señor nasca inicia el ritual al dios creador Kon recitando plegarias y cánticos en quechua. Sobresale su respeto por la cultura Nasca y los apus, dioses representados por montañas, lagunas, ríos, cóndores y pumas.

“Los sabios nascas entendían la importancia del agua para la producción agraria y las necesidades de la vida diaria; valor y conocimientos que se transmitieron de generación en generación por medio del arte, la cerámica y la ingeniería hidráulica”, comenta el profesor Zenón Gallegos Ramírez, quien representa al señor nasca.

Para él, participar en el Yaku Raymi es identificarse y sentirse orgulloso por esta riqueza ancestral. “Es manifestar nuestra gratitud por tan importante legado como los acueductos, que continúan aportando el líquido vital para nuestros sembríos de camote, pallar, papa y otras especies. Los dioses nascas nos siguen cuidando y bendiciendo”, dice.

¡Watan yaku!

Tras el ritual, la delegación se dirige hacia una cocha, donde se aprovecha el agua para la irrigación y el cultivo. Mientras el señor nasca canta, se escuchan voces quechua: “Watan watan yaku mama kawsachun” (“Qué viva el agua, año tras año”). Todas las plegarias de gratitud se concentran en pedir agua, elemento escaso durante el año en esta zona del país.

Se rinde culto al agua, que nace desde los humedales de la parte alta de la cuenca del río Grande, que hermana a pueblos de Ayacucho, Huancavelica e Ica, demostrando que el hombre andino convivió en armonía con la naturaleza, y respetó y veneró a los apus del agua.

Tras la celebración en el acueducto, la población se dirige hacia una pampa de arena donde el señor nasca y su delegación se unen a turistas y autoridades en una gran danza de hermandad, ofreciendo versos en quechua a la yacu mama, que a la letra popular dicen: “El agua brilla como el Sol y la Luna, el pueblo valora su existencia y se une para cuidarla”. (Blanca Vargas Jiménez)

Datos

La Autoridad Nacional del Agua, en coordinación con el Colegio de Ingenieros Hidráulicos del Perú, gestiona proyectos para mejorar el sistema hidráulico nasqueño.

En total suman ocho los Yaku Raymi que celebra Nasca durante su Semana Turística, tres de los cuales se realizan en el complejo hidráulico de Achaco Alto.

La Fiesta del Agua forma parte de la 35ª Semana Turística de la Provincia de Nasca, que promueve los valores culturales y sociales del recurso hídrico.

Entre las entidades convocantes a la celebración figuran el Mincetur y la Autoridad Nacional del Agua, por medio de la Administración Local de Agua Grande y la Asociación del Centro Poblado de Achaco Alto.

50 acueductos precolombinos existe en el valle de nasca.