Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Genéricos contra el covid-19

El Poder Ejecutivo anunció el martes pasado su decisión de incluir las medicinas prescritas para tratar el covid-19 en la lista de medicamentos genéricos considerados esenciales y que toda farmacia está en la obligación de tener en su stock y de vender al público.

21/5/2020


Con esa disposición se intenta frenar la especulación y el acaparamiento de algunos establecimientos comerciales respecto a un grupo de medicinas, como la azitromicina, que se emplea en el tratamiento de las personas infectadas con el nuevo coronavirus.

Se busca, además, que estos medicamentos se comercialicen en sus versiones genéricas, pues las que aún cuentan con patente presentan precios fuera del alcance de los sectores más vulnerables de nuestra población.

El año pasado se aprobó la ley que disponía que todas las farmacias y boticas del país cuenten en sus almacenes con un grupo de medicinas genéricas básicas para combatir las enfermedades más comunes.

El espíritu de la norma pretende garantizar que los compatriotas más pobres tengan la posibilidad de adquirir medicamentos a precios acordes con sus posibilidades económicas.

La ley se promovió y se promulgó, pues se detectó que un significativo porcentaje de las farmacias y boticas del país, sobre todo de las privadas, expendía solo productos de marca, cuyo costo, como ya hemos dicho, excede la capacidad económica de los hogares con menos recursos.

Al incorporar las medicinas contra el covid-19 en la mencionada lista de genéricos se persigue el noble propósito de aliviar en parte la angustia de miles de compatriotas diagnosticados con el nuevo coronavirus y facilitarles el acceso a productos con precios módicos que contribuyan al restablecimiento de su salud.

Es fundamental esta medida, pues una tableta de azitromicina en su versión de marca puede costar hasta 48 soles en algunas farmacias privadas, mientras que en la modalidad genérica es posible encontrarla con un valor de un sol por tableta.

Sin embargo, los esfuerzos no deberían limitarse solo a declarar que las farmacias están obligadas a vender las medicinas para el tratamiento contra el covid-19. Es indispensable hacer cumplir esta disposición, sobre todo considerando que nuestro pueblo está asediado por una pandemia que amenaza su salud y su vida, y que los sectores más vulnerables no pueden generar ingresos con normalidad debido a las restricciones impuestas como parte del estado de emergencia.

Por lo expuesto, sería pertinente que la autoridad garantice el cumplimiento de esta medida por medio de una celosa fiscalización que incluya duras sanciones económicas y penalidades comerciales para aquellas farmacias y boticas que no la acaten y opten por poner en práctica actividades impropias como el acaparamiento y la especulación por un mero afán de lucro.

Si ese objetivo se cumple, miles de nuestros compatriotas afectados por la letal cepa viral tendrán mejores oportunidades de recuperarse satisfactoriamente.