Tipo de cambio:

Compra: 3.289

Venta: 3.291


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 15

de agosto de 2018

Guerrera del agua

Dunia Felices, la nadadora invencible. Es la carta peruana de triunfo para los Juegos Lima 2019.

17/4/2018


Mientras se sumerge en la piscina para perfeccionar su estilo, Dunia Felices recuerda su niñez marcada por el terrorismo. Cada escena dolorosa se convierte en el estímulo que necesita en su día a día para llegar en óptimas condiciones a los sextos Juegos Parapanamericanos Lima 2019, donde desea brillar y regalarle una medalla al Perú. 


Dunia, en vez de cuerpo, literalmente posee un armazón de hierro puro que la hace mantenerse con fuerzas para superarlo todo. Su vida estuvo marcada por dos hechos trascendentales que le cambiaron su forma de pensar respecto a la vida.

Una de ellas fue en la niñez. Cuando aún era pequeña, Dunia siempre recibía órdenes de mamá de esconderse entre las flores de retama que crecían en su jardín interior cuando un terrorista entraba a robar comida en su modesta casa, ubicada en el distrito de Sarhua (Ayacucho). En sus primeros años era una constante las persecuciones, los secuestros y asesinatos por parte de este grupo armado.

Una vez en Lima, a los 10 años, cuando parecía que todo lo peor había quedado atrás, Dunia Felices tuvo que afrontar otro revés. En un abrir y cerrar de ojos dejó de ser una destacada exponente de básquetbol y vóleibol para “volver a nacer”. Y es que de manera abrupta sus extremidades superiores e inferiores se comenzaron a adormecer al punto de ponerse de color morado.

Tras varias pruebas médicas, los doctores le detectaron la enfermedad vasculitis sistémica, afección que ataca a los vasos sanguíneos. Los galenos le diagnosticaron esa enfermedad en sus cuatro extremidades, lo que obligó a amputarle brazos y piernas cuando era una quinceañera.

Debido a esta situación, en vez de doblegarla y hacerla sentir lo peor, nuestra exponente se refugió en el arte y el deporte para volver a soñar con triunfar.

Fue aceptada en la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie, que envía, cada seis meses, los cuadros de Dunia a Suiza para ser exhibidos. Actualmente, divide su tiempo entre las clases en la Escuela de Arte Corriente Alterna y sus entrenamientos en la Federación Nacional de Natación.

Pez en el agua

En el 2016 ingresó, por primera vez, en la piscina y desde entonces no paró. De a pocos fue mejorando en las diversas competencias internas hasta ser seleccionada a participar en el torneo internacional en Sao Paulo, donde logró la clasificación al Mundial de México.

Su conquista fue calificada de importante porque luego de 10 años el Perú volvía a estar presente en el máximo certamen de paranatación. Allí, la deportista de 27 años se ubicó en el sexto lugar en los 100 metros libres S5, al totalizar un tiempo de 2’09’’17.

“El deporte me cambió la vida. Yo les dije a mis familiares que yo haría natación para competir en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019, pero no me creían. Pensaban que era broma, pero al final se hará realidad”, afirmó.

Luego del certamen de Brasil, Dunia fue elegida “embajadora deportiva” de Lima 2019 por su ejemplo y tenacidad que expone en cada entrenamiento con su único propósito: seguir soñando con llegar a la cima.

Cifra

4 medallas ostenta la exponente nacional en su carrera deportiva