Tipo de cambio:

Compra: 3.302

Venta: 3.306


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 24

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

DE CAZUELA

Huyendo de las sirenas del Apocalipsis

Esta cinta original de Netflix cuenta sobre una plaga apocalíptica que empuja a las personas a suicidarse en masa. La narración va en dos tiempos: una madre. Malorie (Sandra Bullock) y sus dos hijos viajan en un bote por un río rumbo a una quimérica salvación; en el otro, años antes, observamos a un grupo de personas refugiarse de las muertes en cadena que recién empiezan. Entre ellas, Malorie, en estado de gestación avanzado, comportándose con algo de desdén por su próximo hijo.

1/1/2019


Ernesto Carlín

Editor de Cultural

Esta estrategia crea un buen contrapunto. Un dato importante de la historia es que los enfermos mentales parecen inmunes a los deseos de autodestrucción, anhelos que se contagian al ver a seres siempre ocultos para el espectador.

En el hilo narrativo en el que aún son un grupo algo numeroso de gente normal en busca de sobrevivir se aprecian las clásicas tensiones vistas en otras películas de este género. El anfitrión (John Malkovich), que intenta a toda costa que la menor cantidad de personas entre a su refugio; en oposición con el resto, un variado grupo de personajes.

En la otra línea, es la desesperación de navegar a ciegas, librando los peligros que se les cruza a la madre y sus dos menores hijos. El único indicador es el sonido de los pájaros, presente cuando no existe el peligro de esta plaga, una referencia al arca de Noé y el uso de aves para saber si están en zona segura.

La película cuenta con más guiños a la cultura clásica. Las sirenas y Ulises es la más evidente. Se trata de un filme de posapocalíptico interesante y de buen ritmo.