Tipo de cambio:

Compra: 3.354

Venta: 3.355


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 19

de octubre de 2019

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Imagen ejemplar

20/5/2019


Germán Retana

Miembro de la Facultad del INCAE Business School

Le propongo este ejercicio: imagine que todos los miembros de su empresa -y usted en primer lugar- se conducen, a lo largo de un día, tal como espera que lo hagan los demás. ¿Qué sucedería? Ese día, cada cual actuaría como si fuese un espejo que refleja una imagen ejemplar. Las críticas estarían ausentes, en su lugar se modelaría el comportamiento deseado en otros. 

“Si no logra convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. La gente cree solo lo que ve”, aporta el filósofo H. D. Thoreau. Desde esa perspectiva, no se trata de abocarse todo el día a disimular u ocultar las desavenencias o los errores, sino de abordarlos asertivamente; eso ya sería, per se, un camino emulable.

Hay organizaciones en las que ocasional o permanentemente impera un ambiente cargado de acciones negativas, tales como la cizaña, los rumores, las “serruchadas de piso”, las decisiones revanchistas, entre otros. Esto es originado por las actitudes de quienes no son apoyados por la mayoría. Estas y otras prácticas decepcionan a quienes creen en el propósito superior de su organización, en aquello que los condujo alguna vez a sentirse atraídos por su filosofía.

Y bien, ¿cómo sería su equipo de trabajo si todos actuasen como usted? ¿Son sus acciones -cotidianas o emergentes- motivo para que sus colegas y colaboradores se sientan identificados e inspirados a imitarlas? O, por el contrario, ¿preferirían tomar distancia? Nadie es infalible, perfecto ni un dechado de virtudes, eso hasta resultaría aburrido en una empresa. ¡Pero cuán grato es saber que las actitudes éticas son el vehículo de contacto en la cultura organizacional!

Cada vez más, los calendarios se saturan de festividades, el Día de los Trabajadores y el Día del Árbol son dos ejemplos. ¿Qué tal si cada empresa seleccionara una fecha para celebrar las conductas ejemplares? ¿Cómo le llamarían en la suya: “Día del Ejemplo” tal vez? Claro, el acuerdo sería que todos lo sean, que cada uno entregue su mejor versión de persona. A lo mejor el éxito de esa innovación les incite a prolongar esa “cultura” indefinidamente…