Tipo de cambio:

Compra: 3.272

Venta: 3.276


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 21

de julio de 2018

Impuestos y menor costo social

El Impuesto Selectivo al consumo (ISC) es una obligación indirecta que solo grava, a diferencia del impuesto general a las ventas (IGV), determinados bienes (es específico). La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) precisa que una de sus finalidades es desincentivar el consumo de productos que generan externalidades negativas en el orden individual, social y medioambiental, como, por ejemplo, las bebidas alcohólicas, cigarrillos y combustibles contaminantes.

14/5/2018


La semana pasada, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en coordinación con los ministerios de Salud y del Ambiente, dispuso la modificación del ISC que grava las bebidas alcohólicas, azucaradas, cigarrillos, combustibles y vehículos para alinearlos a las externalidades que el consumo de esos productos generan en la salud y bienestar de las familias peruanas. Estos cambios son acompañados y fortalecidos por una mayor fiscalización y control de la Sunat en temas de contrabando, informalidad y piratería, mediante el uso de tecnología para mejorar el control del tránsito de mercancías, focalizar los esfuerzos en los agentes riesgosos o bajo sospecha, y mayores operativos de control en sectores de comercialización informal o dudosa procedencia.

Uno de los antecedentes que expuso el MEF para explicar este cambio fue que en los últimos años se observó un incremento en la demanda de varios de estos productos, como las bebidas alcohólicas, bebidas azucaradas, combustibles, entre otros. Por el contrario, los recursos disponibles para atender las externalidades generadas por el consumo de estos bienes han ido disminuyendo.

Esta situación se presenta en un contexto en que el costo social en el Perú por enfermedades no transmisibles –asociadas al consumo de alcohol, cigarrillo, bebidas azucaradas, entre otros– es en promedio 24,000 millones de dólares anuales, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, lo que es equivalente a cerca del 11% del producto bruto interno (PBI) anual. Para poder combatir estas enfermedades se requiere de otras herramientas de política como los impuestos, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMC).

El director del Departamento de Prevención de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, Douglas Bettcher, sostiene que “la ingesta de azúcares libres, entre ellos los contenidos en productos como las bebidas azucaradas, es uno de los principales factores que está originando un aumento de la obesidad y la diabetes en el mundo. Si los gobiernos gravan productos como las bebidas azucaradas, pueden evitar el sufrimiento de muchas personas y salvar vidas. Además, se reduciría el gasto sanitario y aumentarían los ingresos fiscales, que se podrían invertir en los servicios de salud”.

Entidades locales e internacionales consideran que el alza del ISC a los combustibles es un acierto del Gobierno.

El director del Banco Central de Reserva (BCR), Elmer Cuba, opina que deben pagar más los que contaminan en mayor medida y es una valentía del MEF poner el ISC donde corresponde. Además, estas medidas son una tendencia mundial que adoptan los países que desincentivan el consumo de productos nocivos para la salud.