Tipo de cambio:

Compra: 3.272

Venta: 3.276


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 21

de julio de 2018

Impulso de la inversión pública

“El fomento de la inversión pública se sostendrá mediante el Plan de Impulso Económico que acelerará la ejecución de la reconstrucción y establecerá otras medidas.”

7/5/2018


Una inversión pública efectiva en todos los niveles de gobierno (nacional, regional y local) puede constituir una poderosa herramienta para alentar el crecimiento y el desarrollo, reducir las disparidades territoriales e incentivar los capitales privados. En cambio, una inversión mal administrada malgasta recursos, erosiona la confianza pública e impide el crecimiento, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).


Por ello, el Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómicas 2018-2021 del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) prevé que hacia fines del presente año el déficit fiscal se incremente hasta 3.5% del producto bruto interno (PBI), por el significativo impulso de la inversión pública (17.5% de crecimiento en términos reales).

Este avance se dará en un contexto en el que se buscará modular el gasto corriente, descontando los gastos de mantenimiento, en cumplimiento con la regla de crecimiento de 4% real, e incrementar los ingresos fiscales. Tal combinación de instrumentos fiscales permitirá que la inversión pública sea un motor importante para apuntalar la recuperación de la actividad económica del 2018, al alcanzar un crecimiento de 17.5% en 2018 y contribuir con 0.8 puntos porcentuales al PBI.

El Poder Ejecutivo quiere dinamizar la inversión pública, por lo tanto, el titular de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), César Villanueva, anunció la semana pasada que en el período 2018-2021 se destinarán más de 180,000 millones de soles a los tres niveles de gobierno, para ejecutar obras en todo el país que posibilitarán reducir las brechas de infraestructura y mejorar nuestra competitividad.

Las metas se alcanzarán mediante un intenso plan de inversión pública descentralizada que ya se inició, y para el cual el diálogo fue trascendental. En ese proceso, y en virtud de las reuniones con las autoridades de los gobiernos regionales, ya se reasignaron aproximadamente 2,000 millones de soles a proyectos de inversión con expedientes técnicos concluidos.

También se adelantó que, en lo que resta del presente año, se proyectan adjudicar más de 1,800 millones de dólares a importantes proyectos, como la masificación del gas natural en Ucayali, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Cusco y Puno; la modernización de Electro Nor-Este, con impacto en Piura y Tumbes; las líneas de transmisión de La Niña-Piura, Pariñas-Nuevo Tumbes, Tingo María-Aguaytía y Carabayllo; el terminal portuario de Salaverry en La Libertad, entre otros.

El fomento de la inversión pública se sostendrá mediante el Plan de Impulso Económico que acelerará la ejecución de la reconstrucción y establecerá otras medidas para promover la realización de obras. Concordamos con el Banco Mundial (BM), organismo que en su último informe semestral “Ajuste fiscal en América Latina y el Caribe: ¿Costos en el corto plazo, beneficios en el largo?” asegura que la inversión en infraestructura es particularmente importante. El gasto ineficiente e improductivo debe volverse el foco de las reformas.