Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

MUJER DE TEMPLE

Inés Melchor alista su retiro con una brillante actuación en los juegos olímpicos Tokio 2020

Luego se desempeñará como abogada y descarta de plano incursionar en política.

9/6/2020


Juan Sánchez Ortega

jsanchez@editoraperu.com.pe


Inés Melchor corre sin parar. Su mirada adusta y firme no se inmuta mientras el sudor recorre su ser ante el esfuerzo desplegado tras largos kilómetros. Todos la admiran porque ven a una mujer invencible. Así es el desempeño de la maratonista huancavelicana en las competencias, pero toda esa rigidez se desvanece fuera de las pistas para dar pase a la persona sensible que se quiebra por su familia y la población peruana que sufre por la llegada del coronavirus.

Al igual que otros deportistas, Santa Inés no la pasa tan bien como ella quisiera. Entrena en casa, pero esas sesiones no la dejan quieta porque está pendiente de su familia. Su esposo es policía, su hermana y cuñado son militares. Todos personas vulnerables y propensos a contraer el virus porque están en la primera línea de batalla.

“Es duro lo que vive el Perú. Esto nos pone mal emocionalmente y vemos en las noticias que todavía no se encuentra la vacuna. No sabemos cuántas personas van a seguir muriendo, pueden ser nuestros seres queridos. La situación es incierta y me tiene preocupada porque no sabemos qué es lo que nos espera. La parte psicológica también está afectada”, manifiesta Melchor



Agrega: “Es bastante complicado porque no solo es mi esposo. Mi hermana y mi cuñado son militares. No sé hasta cuándo los voy a tener cerca porque cada vez se escuchan más noticias lamentables. Este virus no respeta a nadie”, expone la deportista.

Espera el retorno

Melchor se encuentra a la espera de que el Instituto Peruano del Deporte (IPD) apruebe los protocolos sanitarios de la Federación de Atletismo para regresar a los entrenamientos en el Centro de Alto Rendimiento de Huancayo. El temor de ser contagiada es latente, pero seguirá al pie de la letra las normativas de seguridad.

“Existe el temor de contagio, como todas las personas. Lo importante es entrenar y ser más cuidadosos que antes. Estaremos supervisados por los doctores. Cada atleta hará sus labores a una hora determinada. Tenemos que amoldarnos a las normas existentes en los protocolos”

Inés cree que en dos o tres meses, tras reanudarse los entrenamientos al 100%, podrá recuperar su nivel competitivo. Eso no la inquieta porque tiene hasta diciembre para encontrar su mejor forma deportiva. En el último mes del año sabrá el calendario oficial del 2021 que emitirá la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). Luego recién podrá evaluar, con entrenador, a qué competencia asistir para hacer la marca clasificatoria para los Juegos Olímpicos Tokio 2020, que se disputará el próximo año.



Maneja la opción de competir en Estados Unidos (enero), Japón (febrero), España (marzo) y Corea (abril). Lo importante es que si todo se normaliza, hay buenas opciones de alcanzar el cupo olímpico.

El último aliento

Lo cierto es que hay ansiedad en la deportista por acceder a los que serían sus cuartos Juegos Olímpicos por una simple razón: será su última competencia oficial para después pasar al retiro tras 22 años de exitosa carrera deportiva.

“Sí tengo esa ansiedad porque son los últimos y me gustaría que se haga realidad porque mi sueño es retirarme entre las diez primeras en unos Juegos Olímpicos. Con este logro estaría cumpliendo con mi país como deportista”, manifestó.

Después de las pistas, existe un futuro distinto para la ejemplar deportista nacional de 33 años. Su mayor anhelo es encaminarse en su profesión de derecho registral y convertirse en una empresaria.

“Lo reafirmo. El próximo año, me retiro del atletismo. No es porque mi cuerpo ya no dé, sino porque que creo que llegó la hora de desempeñarme en otros ámbitos y cumplir proyectos personales y familiares. Una de las tareas es encaminarme en mi profesión de derecho registral”, indicó.

Descartó de plano incursionar en la política por amor a su familia y entorno.

“No lo tengo dentro de mis planes. Es complicado tener una carrera política en el Perú. Siempre he querido que mi familia esté tranquila y meterme en la política significaría exponerla. Mis planes son desarrollarme como abogada y futura empresaria”, enfatizó.

Por último, Santa Inés Melchor, como devolviendo ese aliento que muchas veces la población le brindó en plena competencia, pide a la gente alimentarse bien, mantenerse unida y no perder la fe en estos momentos.

“Que se cuiden bastante, que aprovechen el tiempo para estar junto a sus seres queridos porque uno no sabe hasta cuando estarán con nosotros. Que se alimenten bien porque es lo único que nos puede salvar en el momento de hacer frente al coronavirus y que nos demos fuerzas unos a otros para salir adelante. No perdamos la fe, superaremos todo”, culminó la campeona.