Tipo de cambio:

Compra: 3.344

Venta: 3.347


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 23

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Infraestructura verde para prevenir desastres

En el 2015, la Autoridad Nacional del Agua (ANA), con gran esfuerzo y pocos recursos financieros, realizó el estudio Identificación de Poblaciones Vulnerables por activación de Quebradas 2015-2016, que mapeó los puntos críticos frente a la posible ocurrencia de lluvias extremas en 21 departamentos del Perú.

27/2/2019


Luis Luján Cárdenas

Periodista y Sociólogo

Los resultados de la evaluación –gracias a información terrena y satelital– dieron pistas interesantes: 53,220 viviendas y 222,691 personas directamente en riesgo por inundaciones o huaicos; indirectamente, los afectados serían 518,000 habitantes y las pérdidas sobrepasarían los 1,000 millones de soles. Los departamentos más sensibles son Tumbes, Piura, Lima, Arequipa y Apurímac.

Este documento –que demanda ser actualizado año a año y que debe cubrir a todas las regiones del país– fue entregado, en su oportunidad, a las autoridades regionales y municipales y a diversas organizaciones involucradas en tareas de prevención del riesgo de desastres. Ello, con el fin de que adoptaran planes y estrategias –a corto, mediano y largo plazos– para la reducción de riesgos por inundaciones y huaicos.

La Autoridad Nacional del Agua cumplió con el estudio, pero podría hacer más. Por tratarse de un ente ejecutor, podría encargarse también de obras hidráulicas con infraestructura verde, por ejemplo, en la delimitación de las fajas marginales (donde más daño se produce); en el encauzamiento, limpieza y descolmatación de ríos; en la forestación de las riberas de las quebradas, embalses y represas; en la protección de cabeceras de cuenca, rutas de escape y zonas de refugio ante inundaciones o huaicos, etcétera.

Las 22 mallas de acero (infraestructura gris) que instaló la ANA –excepcionalmente, por medio de su Proyecto de Modernización– en varios sectores de Chosica, en Lima, son un éxito contra los deslizamientos de los cerros; y otras similares deberían instalarse con carácter de urgencia en el interior del país, pero con infraestructura verde. Para esto es necesario reformar la Ley Nº 29338 de Recursos Hídricos y convertir a la ANA en ente ejecutor de obras, y no solo normativo. Mas aun, la Autoridad Nacional del Agua debería ser adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), porque el agua, en tanto elemento estratégico y de desarrollo, es transversal y vital para el desarrollo humano y las actividades socioeconómicas.

De esta forma, la ANA no solo cumpliría la Política de Estado Nº 33 y la Ley Nº 29338 de Recursos Hídricos, sino también contribuiría a consolidar la Política de Estado Nº 32 sobre Gestión del Riesgo de Desastres y sería un gran soporte para el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Sinagerd).