Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 16

de setiembre de 2019

EDITORIAL

Innovación para el desarrollo

El Gobierno considera a la innovación como uno de los factores clave de la Política Nacional de Competitividad y Productividad.

7/9/2019


La economía que no cambia sus procesos productivos con mejoras tecnológicas, nuevos productos, métodos comerciales o prácticas organizacionales está condenada a ser ineficiente. 

Por ello, la innovación es hoy una pieza fundamental para el desarrollo de cualquier país. En el mundo actual, los ingresos económicos, la generación de empleo y la calidad del nivel de vida de las personas se relacionan con la productividad.

Por su importancia, el Gobierno considera a la innovación uno de los factores clave de la Política Nacional de Competitividad y Productividad.

El Perú muestra un rezago histórico en dicho campo, junto a la ciencia y la tecnología, lo que nos sitúa en una posición difícil para competir, inclusive con el resto de América Latina. Nuestro país ocupa el puesto 71 de 126 naciones, de acuerdo con el Índice de Innovación Global 2017.

Además, se encuentra en la casilla 94 en la adopción de tecnologías de la información y comunicación, y en el puesto 89 en capacidad de innovación en el Índice de Competitividad Global 2018 de un universo de 140 países.

Para el Consejo Nacional de Competitividad y Formalización, nuestro rezago se debe a que no se han adaptado tecnologías de la información y comunicación, la poca calidad de las instituciones de investigación científica, el bajo gasto en investigación y desarrollo (I+D), y en el escaso número de aplicaciones de patentes.

Y es que la disponibilidad de profesionales útiles para el ecosistema innovador es mínima. Por ello, el ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, afirma que el Gobierno implementa medidas para repatriar a los investigadores peruanos que migraron por falta de incentivos.

Asimismo, se propone retener a los talentos nacionales de la investigación científica, pues se necesita de ellos para impulsar la innovación.

Otra disposición es fortalecer el ecosistema de innovación mediante el fomento de una cultura de investigación y digitalización.

Es imprescindible reconocer el trabajo de los científicos no solo en el ámbito remunerativo, sino también resguardando su propiedad intelectual y valorizando su labor en la sociedad. Debemos apreciarlos como personalidades destacadas de la población y propiciar que los jóvenes los imiten por su talento.

Una tercera medida es el incremento de la inversión pública y privada en los procesos de innovación. Mediante fondos concursables, el Gobierno peruano apoya la innovación de la micro, pequeña y mediana empresa (Mipyme) y aplica incentivos tributarios para las empresas privadas que inviertan en I+D.

También planea desarrollar un centro de innovación espacio ciencia, con el propósito de facilitar el acceso a servicios de apoyo al emprendedor, innovador e investigador.

La creación de un ecosistema innovador requiere la activa participación de las empresas privadas, el Estado y los centros de investigación científica.

De allí que es fundamental elevar el nivel de la investigación y el desarrollo tecnológico de las universidades y los institutos para promover nuestra productividad.