Tipo de cambio:

Compra: 3.382

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 19

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

José Andrés Rázuri, una audaz “desobediencia”

6/8/2019


Luis Enrique Cam

Documentalista

José Andrés Rázuri Esteves nació un 28 de septiembre de 1791 en San Pedro de Lloc.  Cuando los aires independentistas soplaron con fuerza, Rázuri no dudó en unirse a la Expedición Libertadora de don José de San Martín. 

Por instrucciones de Simón Bolívar, José Andrés Rázuri contribuyó a reclutar e instruir al Regimiento Húsares del Perú, que junto con el resto del ejército patriota partió a la sierra central en busca de las tropas realistas.

En la gélida llanura de Junín, a 4,200 metros sobre el nivel del mar, se encontraron frente a frente los ejércitos realista y patriota el 6 de agosto de 1824. El terreno era difícil por lo que la caballería independentista tuvo que avanzar en columnas por un desfiladero entre un cerro y un pantano.

Al ver esto, el general español José de Canterac ordenó a su caballería que atacara a la vanguardia patriota que venía en ofensiva. Cuando los primeros escuadrones patriotas comenzaron a descender a la pampa, fue sobrepasada por la arremetida realista.

Los patriotas confundidos por la caballería enemiga iniciaron la retirada perseguidos por las fuerzas de Canterac. La batalla fue sangrienta. Cuerpo a cuerpo solo con sables, lanzas y espadas. La victoria de los realistas era segura.

Rázuri, como ayudante del primer escuadrón de los Húsares del Perú que se encontraba esperando en la retaguardia, recibió la orden del coronel Isidoro Suárez de pedir instrucciones al general La Mar. El mayor Rázuri se desplazó con su caballo a toda prisa a la posición del Estado Mayor ubicado en una loma desde donde se podía ver todo el campo de batalla.

Rázuri pidió instrucciones para su escuadrón al general La Mar. El general le respondió: – “Diga usted al comandante Suárez que salve a su escuadrón como pueda”.

Rázuri emprendió retorno con su vehemencia característica. En el camino, desde una colina, logró divisar que las tropas realistas en su afán de perseguir a los patriotas habían descuidado su retaguardia. Pensó que sí había una posibilidad de victoria y que no había tiempo que perder así que decidió cambiar la orden.

Cuando llegó al sitio donde le esperaba Suárez, Rázuri le dijo: - “Mi comandante, el general La Mar ordena que cargue usted de todos modos”. Y mirando el campo de batalla, Rázuri se lanzó al ataque.

El coronel Suárez al ver el ímpetu de Rázuri, ordenó el ataque a los realistas que no esperaron semejante respuesta.

El factor sorpresa tomó desprevenido al ejército español que se creía victorioso y comenzaron a dispersarse. Este hecho alentó a las tropas patriotas dispersas que contraatacaron con bravura. Los perseguidores se vieron perseguidos. La batalla fue encarnizada. El triunfo que parecía esquivo a las tropas independentistas se hizo realidad con la retirada definitiva de las tropas españolas del campo de batalla.

La valentía del escuadrón “Húsares del Perú” en la Batalla de Junín motivó al libertador Bolívar a cambiar el nombre por el de “Húsares de Junín”.