Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

APORTES

Juan Diego y Chabuca

La música es un motor que une a las personas, que las alienta y que las inspira.

6/9/2020


Sergio Salas

Abogado, músico criollo

Una mañana recibí una llamada. Era Milagros Flórez, en representación de la Asociación Sinfonía por el Perú. Ella se presentó y muy amablemente me preguntó si había visto en la inauguración de los Juegos Panamericanos el dúo que hizo Juan Diego Flórez con Chabuca Granda. Mi respuesta fue: “Por supuesto. Yo estuve en el estadio”. A raíz de esa presentación, Juan Diego quedó con la idea de hacer lo que parecía imposible: Un disco completo a dúo con Chabuca Granda. Para ello necesitaban un disco de Chabuca y escogieron uno clásico en la historia: Dialogando. Aquel disco que grabó Chabuca acompañada únicamente de la guitarra de Óscar Avilés. La idea era que Juan Diego cantara a dúo con Chabuca con la guitarra original de don Óscar, y cuando le tocara cantar como solista debería tener una guitarra distinta. El guitarrista designado fui yo. La sola idea de que el mejor tenor del mundo haya considerado mi trabajo ya era para mí un halago, pero invitarme a participar de una producción de esta magnitud fue algo inesperado. Confieso que tuve un temor: yo soy el primero en decir que Óscar Avilés es inimitable. El entrar en una producción en la que él había participado como guitarrista me dejó pensando algunos días, pero luego entendí que esta era una nueva producción, en donde Juan Diego y yo teníamos que no solo compenetrarnos uno con el otro, sino además con dos artistas (Chabuca y Óscar) y un trabajo que se hizo hace 53 años. Todo un reto, y a mí me encantan los retos. Además, la convocatoria venía del mejor tenor del mundo, a quien admiro hoy más que nunca. Para el trabajo se convocó a Aldo Montalvo, extraordinario ingeniero de sonido, y a don Víctor Reyes, un personaje esencial en nuestra historia musical, ya que fue el ingeniero de sonido del disco original, además de ser un fenómeno de la guitarra y excelente persona. El estudio de grabación sería el de IEMPSA (hoy APDAYC), en donde Chabuca grabó el disco original, e incluso consiguieron el máster original, el cual fue tratado a fin de lograr el sonido más auténtico posible. Todos estos elementos me hacían presagiar que esta sería una producción sin precedentes. Además, el 2020 marca el centenario del nacimiento de Chabuca Granda, y era la intención que este año se estrenara el disco.

No saben cómo hemos trabajado. Hemos puesto no solo nuestro talento, sino también una disciplina estricta a fin de lograr la meta en el tiempo pactado. Normalmente, yo dirijo en una grabación, pero aquí pasé a ser dirigido, y la experiencia me encantó. Además, me ha permitido hacer un análisis de la obra de Chabuca y de don Óscar. Hemos analizado arreglo por arreglo y muchos de ellos los pude lograr recordando lo que el propio Óscar Avilés me enseñó cuando fui su alumno. De lo contrario, no hubiera podido.

El profesionalismo de Juan Diego Flórez es algo que nunca había visto. Sin duda alguna ha sido una experiencia que me ha servido tremendamente para exigirme aún más. Ha sido un nivel diferente a lo que estaba acostumbrado y me encantó. Además, que siendo lo importante que es, guarda esa sencillez que caracteriza solo a los grandes. Poco a poco iré contando mi experiencia, pero desde ya les digo, este proyecto es algo que nunca se ha visto en la canción peruana, por lo menos no a este nivel.

Son diez canciones que hemos grabado y el pasado 3 de setiembre se estrenó el primer sencillo con su videoclip: Bello durmiente, y que ustedes ya lo pueden ver en el canal de YouTube de Sinfonía por el Perú. Se los recomiendo de corazón.

En el 2020 nuestro país ha sufrido los efectos de una pandemia que nadie esperaba, y poco a poco vamos saliendo adelante. Como dice Chabuca en su Bello durmiente: “Es un derroche de amor, el suelo mío, y es que es el hijo del sol el Perú mío. Es un gigante al que arrullan sus anhelos, bello durmiente que sueña frente al cielo”. Nuestro anhelo es que nuestro país se levante como ese gigante y venza esta prueba que nos ha mandado el destino. La música es un motor que une a las personas, que las alienta y que las inspira. Todos los que hemos participado de esta producción anhelamos que nuestro trabajo lleve ese mensaje de unión y que nuestros hermanos peruanos, al igual que Chabuca y Juan Diego, sientan y digan “Te amo, Perú”.

Desde aquí agradezco a Milagros y a Juan Diego Flórez por pensar en mí para acompañarlos en esta aventura. Mi guitarra y lo poco que puedo conocer estarán siempre al servicio de mi país.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.