Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

Justificada intervención

“La complicada situación por la que atraviesa la región Arequipa [...] justifica de forma indubitable la medida del Poder Ejecutivo de autorizar la intervención del Ministerio de Salud”.

24/7/2020


La complicada situación por la que atraviesa la región Arequipa a raíz del incremento de los contagios y muertes por el covid-19 justifica de forma indubitable la medida del Poder Ejecutivo de autorizar la intervención del Ministerio de Salud en las acciones desplegadas para mitigar la crisis sanitaria y preservar la salud y la vida de los habitantes de esta importante zona del sur del país.

De acuerdo con la información oficial, a la fecha, la cifra de víctimas ha superado el medio millar y los hospitales de la región se encuentran lamentablemente colapsados debido a la alta cantidad de personas que llegan en procura de atención médica. Ello ha ocasionado que se presenten penosos casos de enfermos aguardando en las afueras de los centros de salud en carpas o en el interior de sus vehículos.

El panorama para los próximos días no era alentador, pues la epidemia se halla en una fase de crecimiento rápido y el factor R, al que se recurre para determinar a cuántas personas puede contagiar un infectado, es superior a 1. Ello significa que en Arequipa una persona portadora del virus puede infectar a más de un individuo, lo cual incrementa las posibilidades de que la pandemia continúe en ascenso en los próximos días.

A ello hay que adicionar los cuestionamientos que ha recibido la gestión de las autoridades regionales, duramente criticadas por la sociedad civil arequipeña por no haber previsto este escenario y no haber actuado con prontitud para evitar que la emergencia se desbordara.

En todo caso, la intervención del Ejecutivo ha concitado el respaldo no solo de los diversos sectores de la mencionada región, sino también de todo el país, pues se considera acertado no perder más tiempo y desplegar cuanto antes los esfuerzos posibles y los materiales a disposición con el propósito de revertir esta crisis sanitaria.

En virtud de la norma aprobada, el Minsa está autorizado en Arequipa para concretar acciones en materia de recursos humanos, de abastecimiento de personal e insumos médicos, de presupuesto, gestión hospitalaria, vigilancia epidemiológica, entre otras, y se espera que los efectos positivos pueden observarse con el transcurrir de los próximos días, tal como ocurrió en Loreto, por ejemplo, donde se consiguió ralentizar la tasa de contagios después de un enorme esfuerzo.

Es necesario señalar, además, que no solo Arequipa atraviesa por una complicada situación, sino también Huánuco y Cajamarca registran un aumento de los contagios y sería conveniente que los gobernadores y alcaldes coordinen estrechamente con el Ejecutivo a fin de evitar que el problema se desborde.

Dicha coordinación no debería ser un saludo a la bandera, sino una característica de nuestro Estado, sobre todo en coyunturas complicadas como la actual. Si bien el Ejecutivo tiene la rectoría nacional en materia de salud, las medidas que se tomen serán más eficientes si las autoridades regionales y locales contribuyen a su pronta aplicación.