Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

ENFOQUE

La calidad y los mitos de la educación a distancia

23/6/2020


Angélica Coronel

Especialista en Educación

Tres meses después de iniciar el año académico en los niveles educativos básico y superior es clave entender cómo se concibe la calidad en la modalidad de educación a distancia (EaD) y los mitos relacionados. Esta modalidad favorece el acceso a una educación centrada en el autoaprendizaje, con el estudiante como eje fundamental del proceso educativo. 

Principales mitos relacionados con la EaD:

1. La educación presencial es de mejor calidad que la EaD. También existe educación presencial de baja calidad. Recordemos a las 43 universidades, las 2 escuelas de posgrado y los más de 66 institutos que no cumplieron las condiciones básicas de calidad en sus procesos de licenciamiento.

2. La EaD no permite controlar el aprendizaje de los estudiantes. La clave de la EaD es el autoaprendizaje. Según García Aretio, titular de la cátedra Unesco de EaD, “esta educación permite seguir estudios sin rígidos requisitos de espacio (¿dónde estudiar?); asistencia y tiempo (¿cuándo estudiar?), y ritmo (¿a qué velocidad aprender?), propios de la formación tradicional”.

3. Todos los docentes están listos para dictar cursos virtuales. Los docentes requieren competencias tecnológicas que garanticen un servicio de calidad. Solían vivir en un esquema de presencialidad y ahora deben capacitarse en la tecnología que se usará y en la nueva lógica bajo la que se desarrolla la EaD.

4. La EaD no permite evaluar de forma rigurosa a sus estudiantes (facilita el plagio). Igual que la educación presencial, la EaD permite adoptar metodologías para evaluar competencias y aprendizaje, como el análisis crítico. El plagio se relaciona con la conducta y está presente en ambas modalidades.

5. La EaD es accesible a todos. El acceso, uso de las TIC y condiciones técnicas para su desarrollo varían en todo el país. La EaD trae a colación el problema de la brecha digital que, a su vez, es síntoma de otro más profundo: la brecha social.

Según la Ley General de Educación, la calidad es el nivel óptimo de formación que deben alcanzar las personas para enfrentar los retos del desarrollo humano, ejercer su ciudadanía y seguir aprendiendo toda su vida. Esa definición fue redactada en un escenario muy distinto al actual, en el que la EaD se veía lejana, pero puede afirmarse que engloba a la educación presencial y a distancia.

Sucede lo contrario con las condiciones básicas que regulan la calidad en universidades, institutos y escuelas de educación superior, cuyos procesos de licenciamiento se enfocan en servicios educativos presenciales y deben revisarse. El primer gran reto es que el Gobierno, instituciones educativas, docentes, administrativos, alumnos y padres de familia acepten a la EaD como parte de la nueva realidad.

El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.