Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

ANÁLISIS

La democracia sí se come

La mayoría de los encuestados relaciona la democracia con la libertad de expresar ideas, respeto a los derechos de las personas y la organización de elecciones periódicas, limpias.

15/9/2020


Ricardo Montero Reyes

Periodista

La teoría política dice que es posible concretar la aspiración de vivir en una sociedad plenamente democrática; la práctica, sin embargo, demuestra que es escasa la posibilidad de lograrlo.

“La democracia no se come”, agitó en el pasado un político interesado en mantener al país bajo su dictadura, y la frase se repitió cual eslogan publicitario durante mucho tiempo hasta colocar a la democracia en el último nivel de las prioridades populares.

En marzo último, el INEI reveló, tras una encuesta nacional, que solo el 53% de la población conoce o tiene información acerca de la democracia. Claro, el conocimiento es más amplio en el área urbana (60%) y entre los que tienen mayor educación, y los hombres (62%) saben más del tema que las mujeres (47%).

La mayoría de los encuestados relaciona la democracia con la libertad de expresar ideas, respeto a los derechos de las personas y la organización de elecciones periódicas, limpias y transparentes. Solo un 1.4% de los entrevistados la relaciona con la existencia de partidos políticos.

En el Perú contamos con libertad para expresar ideas, periódicamente asistimos a elecciones que la comunidad nacional e internacional juzga como limpias y transparentes, y se ha incrementado el respeto a los derechos de las personas. Evidentemente, falta reforzar, entre otras condiciones, la institucionalidad de los partidos políticos, organizaciones que deben soportar con eficiencia el sistema democrático.

El 58% de la población encuestada por el INEI opina que la democracia en el Perú funciona mal o muy mal, resultado que debe interpelar, entre otras instituciones, a los partidos políticos y a sus dirigentes, más aún cuando el 86% opina que esto es así por responsabilidad de los políticos.

El Democracy Index, un ranking que anualmente presenta The Economist Intelligence Unit con la evaluación de las condiciones democráticas en 166 países, coloca al Perú en el puesto 58, con un puntaje de 6.50 de un máximo de 10. Se miden cinco pilares: proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionamiento del gobierno, participación política y cultura política. Los mejores puntajes los obtenemos en los dos primeros, los peores en los otros tres, sobre todo en participación política y cultura política, en el que solo superamos a ocho países de los 21 evaluados en la región. En ambos se desempeñan los partidos políticos.

Por ello, es de absoluta necesidad aprobar las reformas políticas que ayuden a fortalecer los partidos, y que estos contribuyan a mejorar la democracia, que es un intangible que sí permite mejorar el bienestar de la sociedad. Metafóricamente podemos afirmar que la democracia sí se come.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.