Tipo de cambio:

Compra: 3.289

Venta: 3.291


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 15

de agosto de 2018

La experiencia como fortaleza

La experiencia adquirida por el Perú en la organización de cumbres internacionales se ha mostrado como una fortaleza durante la visita del papa Francisco. Durante los años recientes, el Estado peruano ha mostrado su capacidad para manejar el arribo de miles de visitantes extranjeros, lo cual ha sido una suerte de ensayo para la llegada del pontífice, que movilizó, según los primeros estimados, a más de 3.5 millones de personas en las tres ciudades que recorrió.

26/1/2018


A la par de la disciplina y el orden demostrados por las autoridades en los cuatro días que duró la gira, también se observó el calor humano y el cumplimiento de las indicaciones que la población peruana y los visitantes foráneos mostraron para que las actividades se desarrollaran en los mejores términos de seguridad y desplazamiento público. De hecho, no hubo accidentes o irregularidades que la empañaran.

Estamos, pues, ante un ejemplo de cómo el trabajo conjunto de autoridades políticas, civiles, militares y eclesiásticas de Lima, Puerto Maldonado y Trujillo, desde un ente coordinador, ha puesto en evidencia la capacidad del país para estructurar una actividad tan compleja como un viaje papal, gracias a los factores humanos y organizativos para albergar un evento de talla mundial.

Un ejemplo de ello ha sido la labor de seguridad a cargo de 31,037 miembros de la Policía Nacional para ofrecer protección a la población y a los extranjeros que llegaron al Perú. Este trabajo no ha sido aislado, sino combinado con las Fuerzas Armadas, el Cuerpo General de Bomberos y el Instituto Nacional de Defensa Civil, así como brigadistas y personal de ministerios como el de Vivienda y Construcción, de Transportes y Comunicaciones, de Ambiente, de Cultura y de Salud.

Gracias a los resultados obtenidos podemos concluir que la visita pastoral del papa Francisco tuvo un impacto positivo importante para la imagen del país y se comprobó que trabajando juntos por un objetivo es posible realizar con éxito emprendimientos complejos. Uno de esos efectos fue la generación de beneficios económicos cercanos a los 90 millones de dólares, gracias a la llegada de aproximadamente 40,000 turistas, lo cual permite contar con un balance acorde con el empeño puesto por los organizadores de la visita.

Además, la inversión del Estado, con fondos destinados tanto a los ministerios como a las regiones, ha propiciado la ejecución de obras que quedarán para el pueblo y que redundarán en ganancias generadas por ventas, hospedajes, turismo, transporte público, taxis, comida, entre otros.

Otro resultado que destaca es haber reunido a un millón 200,000 personas en un solo recinto, con todas las seguridades y protección del caso en la base aérea de Las Palmas para el último encuentro de Francisco con la feligresía, convirtiéndose en un hecho sin precedentes en el Perú.

Y aunque la gira papal fue breve, es evidente que dejará su impronta en la vida de los peruanos, que han demostrado tal grado de devoción religiosa que los medios internacionales dieron cuenta de esa masiva concurrencia.