Tipo de cambio:

Compra: 3.355

Venta: 3.359


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 13

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

TRABAJA PERÚ CUMPLE SIETE AÑOS

La fuerza de ellas

El programa estatal brindará este año 27,000 empleos temporales a escala nacional. El 70% de sus beneficiarios son mujeres, que buscan contribuir a su autonomía económica. La gran mayoría de ellas son padre y madre para sus hijos. Trabaja Perú ha invertido cerca de S/ 800 millones desde su creación.

11/9/2018


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

“Él se creía machista”. Su voz tiene la serenidad de quien ha capeado las tormentas. Tenía problemas con él y Ana decidió llevarse a sus cuatro hijas. Ese 2007, encargaba las criaturas “a una amiga” y se iba a trabajar en alguna fábrica que necesitara costurera, pintora… lo que sea. Pero empezó a ver borroso y la medida de la vista aumentaba sin parar. El oftalmólogo le explicó que una vena se rompió y la sangre se acumulaba en la retina. Dos años después, Ana Silva Sánchez ya no veía nada.


La mujer de 55 años llena con una manguera un bidón de agua. Ayuda a sus compañeras a elaborar la mezcla de cemento, que, a su vez, servirá para el asentado de piedra y el solaqueo del muro de contención que trabajan 33 mujeres, a metros de la avenida Néstor Gambetta, en el distrito Mi Perú. Es una obra del programa Trabaja Perú.

Obtuvo su carné de persona con discapacidad, en su casa se dedicaba a vender a chocotejas, marcianos; se hacía llevar por una de sus hijas por el asentamiento humano 7 de Junio, donde estamos, para vender los productos de sus catálogos. “Así, cualquier cosa, haciendo polladas, parrilladas. Así salí poco a poco con mis hijas”, cuenta.

Entonces cuando le dijeron que era una de las que había obtenido un puesto temporal que otorga Trabaja Perú, lo dudó.

Primero estuvo haciendo labores de almacén, barriendo, acomodando; luego ayudando a preparar la mezcla. A las 5 de la tarde, alguna de sus compañeras la deja en su casa, donde vive con sus dos hijas menores (las dos mayores ya tienen familia). Está feliz porque la tercera tiene media beca e ingresó a Ingeniería Civil.

***

De lunes a viernes, Lucero Libia (21) deja las falditas de bailarina de shows infantiles y se viste de operaria para escarbar o sacar arena en las carretillas buggy. Su deseo es meterse a la Marina de Guerra o estudiar para chef, por mientras tiene que pensar en cómo darle de comer a su hija de dos años. Es padre y madre, como lo fue su mamá, Mirna Méndez (39), quien le convenció para que postulen a un trabajo temporal del programa del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), en alianza con las municipalidades.

Su niña a veces viene y Lucero le explica: “Hijita, trabajo en esto para ti”. Y los fines de semana se viste de nuevo para los shows infantiles y sacar para los pañales, o cuando la niña se enferma “hasta el día que cobro lo del proyecto, y ya tengo para comprarle sus cositas a mi hijita”.

***

El ingeniero Rildo Rique prefiere a las mujeres como operarias, porque aunque tengan menos fuerza y al inicio hay que insistir mucho en la capacitación, en la seguridad, dice que la ventaja es que son más comunicativas y las más constantes en el trabajo. “Son como hormiguitas”.

En 7 de Junio hay 284 viviendas. El 60% de las viviendas están a cargo de mamás solteras, calcula el dirigente Pedro Zúñiga. Proyecta en el aire lo que será la pista auxiliar que saldrá junto al muro de contención, que es uno de los cinco proyectos que Trabaja Perú tiene en Mi Perú, la comuna chalaca más joven. “Aquí también, en este arenal, habrá un futuro parque para mis hijos”, dice. La comunidad apoya dando un refrigerio a sus trabajadoras. Así las motivan. Ellas han creado hasta su grupo de Whatsapp, donde leerán esta nota y las fotos.

Elizabeth Ríos Hipólito (55) se dijo “yo sí puedo” cuando empezó a empujar la carretilla buggy con arena; cuando hizo por primera vez la mezcla de cemento. Cuando, por primera vez en su vida, trabajó para ganarse un sueldo.

“Yo me siento bien, porque este programa llegó, como decir, mandado porDios. Porque muchas veces las mujeres somos excluidas por los varones, que solo ellos quieren trabajar”. Con cinco hijos y viuda, pronto les mostrará a sus cuatro nietos el muro que ella construyó con sus compañeras.

A Soledad Solano, el trabajo temporal le conviene, porque si bien le pagan poco, le da tiempo al mediodía, en su refrigerio, para recoger del colegio a sus cuatro hijos. Trabaja hasta las cinco de la tarde, luego ayuda a sus hijos en las tareas, compra en el mercado y tendrá que madrugar para cocinar antes de volver al trabajo, que solo le durará tres meses.

Con este trabajo, reafirma su teoría: “La mujer puede hacer lo mismo que el hombre”. Los fines de semana retoma en casa la venta de comida criolla. “Estira la platita”, y le enseña a su hija, que también es mamá, a esforzarse por los suyos.

***

En sus estadísticas de los últimos cuatro años, Trabaja Perú prioriza a las mujeres que son jefas de hogar. Ellas representan el 70% de las beneficiarias de la modalidad que el programa cofinancia con los municipios. Después están los desplazados de la época del terrorismo, las personas con discapacidad (hasta 5% del total contratado) y los adultos mayores.

41 proyectos en camino

La directora ejecutiva del programa, Flor Blanco Hauchecorne, explica que este año, con 100 millones de soles presupuestados, Trabaja Perú generará 27,000 empleos temporales. Hacia el 2021, beneficiará a 192,000 personas. Representantes de 31 municipalidades de todo el país se han reunido con el titular del MTPE, Christian Sánchez, para llevar adelante 41 proyectos. Son distritos que han sufrido alguna emergencia o embates de la naturaleza. Para generar en ellos 3,262 empleos temporales, el MTPE transferirá 30 millones de soles. El 70% de los proyectos de la modalidad no concursable de este año han sido por declaratorias de las contingencias relacionadas con el Fenómeno de El Niño, el friaje o las zonas de frontera.




Cifra

37 soles diarios gana un beneficiario del programa y cuenta con póliza de seguro.