Tipo de cambio:

Compra: 3.373

Venta: 3.379


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 18

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

La hora de la hermandad

“Un canto de amistad, de buena vecindad, unidos nos tendrá eternamente”, dice el Himno de las Américas. El espíritu solidario al que alude se pone a prueba con la masiva migración venezolana. La Superintendencia Nacional de Migraciones del Perú ha reportado la presencia de aproximadamente 500,000 ciudadanos venezolanos. De ellos, alrededor de 50,000 son niñas, niños y adolescentes.

9/11/2018


Olga Isaza

Representante a.i. de UNICEF

En las últimas semanas, hemos visto llegar a miles de niñas y niños acompañados de alguno de sus progenitores o de un pariente cercano, y con la ilusión de reencontrarse con mamá o papá, a quien no ven desde hace varios meses. Pero también están los adolescentes que viajan solos y, en algunos casos, sin permiso parental que avale su migración. Cada historia representa un desafío que parte de regularizar su estatus migratorio y, así, poder ejercer sus derechos y acceder a oportunidades de desarrollo.

El trabajo in situ que desarrollamos en el Centro Binacional de Atención en Fronteras de Tumbes, en apoyo al Estado peruano, nos permite ver la pertinencia de las acciones de las instituciones públicas y la urgencia de mantener y reforzar este esfuerzo. En el campo de la salud, el acceso al esquema de vacunación, la identificación y atención de personas que llegan con algún padecimiento, incluido el estrés, y el posterior acceso a los servicios regulares continúan siendo importantes. En el de la nutrición, la promoción y protección de la lactancia materna, así como la evaluación y consejería nutricional para proteger a las familias que durante su migración no han accedido a la cantidad ni a la calidad de alimentos requeridos y que están en riesgo de desnutrición aguda.

En el aspecto educativo, consolidar los mecanismos que permitan una rápida y estable inserción escolar. Asegurar que ninguna niña, niño o adolescente se quede sin estudiar parece ser una de las mejores alternativas de protección. Igualmente, desarrollar estrategias que protejan a las y los adolescentes de la trata y la explotación laboral y sexual.

Migraciones masivas se han dado en distintas latitudes y momentos de la historia. Para resguardar los derechos de la niñez en estas situaciones, la Convención sobre los Derechos del Niño establece que los menores de edad que buscan refugio o migran reciban una protección especial y que las autoridades tomen medidas para garantizarlo.

El Perú que acoge a los venezolanos dista mucho de ser aquel del que migraron muchos peruanos en décadas pasadas. Hoy es un país de ingresos medios-altos, con desafíos, pero con grandes avances que le permitirán asumir de la mejor manera el reto de acoger solidariamente a la niñez y adolescencia venezolanas.

Las circunstancias y el camino que han conducido a las niñas, niños y adolescentes venezolanos al Perú han sido difíciles. Asumamos que al tenderles la mano, regalarles una sonrisa o palabra de aliento, estamos apoyando a la hija o hijo de un hermano.