Tipo de cambio:

Compra: 3.292

Venta: 3.294


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 23

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ENFOQUE

La importancia de la Base Aérea Las Palmas

Desde que la Fuerza Aérea del Perú tuvo a bien ofrecer los terrenos de la Base Aérea Las Palmas para acoger la visita del papa Francisco, algunos urbanistas y arquitectos han empezado a ver este espacio como una oportunidad de negocio. Con el pretexto de la mala planificación de la ciudad de Lima pretenden sugerir que se le convierta en espacio público con parques y lagunas de ensueño alegando que se encuentra dentro de la ciudad.

16/2/2019


Rolando Cárdenas Brou

Coronel FAP en retiro

Habría que recordar que la Base Aérea Las Palmas se creó el 23 de julio de 1922 por la necesidad de reubicar los aeródromos de Bellavista y Maranga, pues no eran apropiados para la aviación. Luego de varios meses se logró ubicar un terreno del Estado al sur de Lima denominado Fundo Las Palmas, que luego de comprobar su idoneidad para la aviación, por su ubicación, acceso, vientos, la posibilidad de dotarlo de agua y energía y que se encontraba lejos de la ciudad, se decidió crearlo.

El distrito de Surco recién se fundó el 16 de noviembre de 1929, es decir, siete años después de la creación de la base aérea, que originalmente ocupó un espacio más pequeño y luego se fue ampliando hasta tener la dimensión actual, que le permite recibir aviones de todas las categorías.

Si tomamos en cuenta que el Perú se encuentra en un área sísmica, como es el Cinturón de Fuego del Pacífico, un terremoto podría dejar a Lima aislada del resto del país por el bloqueo de sus vías de acceso y sin puerto por efecto del tsunami.

Un mapa de zonas vulnerables del Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (Cismid) revela que en caso de un sismo de magnitud 8.5°, el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez sería afectado gravemente con la inundación de la mitad de su pista de aterrizaje actual y toda la segunda pista si estuviese construida. Así, la Base Aérea Las Palmas se constituiría en el único punto de Lima que podría recibir ayuda humanitaria para sus casi 10 millones de habitantes.

Por ello, antes de sugerir convertirla en espacio público con alamedas y parques, debemos pensar en nuestra seguridad y, más bien, potenciar esta base aérea incrementando su capacidad como centro vital y estratégico para atender casos de desastres naturales para Lima y todo el país.

Si se cometió un error por falta de planificación urbana al permitir la construcción indiscriminada alrededor de la base, que no se cometa otro tratándola de reubicar o cerrar, pues esto podría costar el colapso total de Lima.

El reciente accidente del avión de instrucción que felizmente no dejó víctimas y que es el único que se ha producido en la existencia de la Base Las Palmas no puede alentar ideas irresponsables que más se orientan a servir intereses particulares que a beneficiar a la población.