Tipo de cambio:

Compra: 3.353

Venta: 3.354


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 21

de setiembre de 2019

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

La informalidad mata

Hace unos días, delincuentes asesinaron a Sergio Torre mientras cumplía funciones como vigilante de seguridad en la sede del Ministerio Público de San Juan de Lurigancho.

3/6/2019


Wilson Gómez - Barrios Rincón Presidente de Securitas Perú

De lo que no se habla mucho es que a Sergio no solo lo mató la delincuencia, sino también la informalidad de la empresa para la que trabajaba; pues él, entre otras cosas, no contaba con seguro de vida ley. Hoy su familia está consternada, pero, sobre todo, desamparada.

Historias como la de Sergio ocurren a menudo en el rubro de la seguridad privada. De acuerdo con estadísticas de la Sucamec, alrededor de 130,000 personas están registradas formalmente como vigilantes. Sus salarios están entre los más bajos de la región. Para llevar el sustento a sus hogares, la gran mayoría de vigilantes trabaja más de 12 horas al día, durante seis días a la semana.

Para descansar solo les queda un día, el cual tratarán de estar con sus familias, si es que las energías les alcanzan. Por supuesto, les será aún más difícil estudiar para progresar y mejorar sus oportunidades de crecimiento, ya que no les quedará tiempo para aprovechar los cursos de capacitación que algunas empresas formales imparten.

En ese sentido, hay un proyecto de ley que busca regular las horas extras. Con esta iniciativa se pretende acabar con la situación casi inhumana por la que pasan miles de peruanos.

Somos el único país de América Latina que no cuenta con una regulación en dicho tema.

Por ejemplo, para que un guardia de seguridad pueda ganar más que el sueldo mínimo, está obligado a laborar 96 horas al mes y de esa manera llegar a un sueldo que le permita “subsistir” al lado de su familia.

El problema está muy bien identificado; la pregunta es ¿qué empresas tienen, realmente, el deseo y la convicción de trabajar por un cambio en el sector de la seguridad privada? Quienes se niegan al cambio están impulsando la informalidad y la cada vez mayor deshumanización del sector.

Hay mucho por hacer y cambiar en el rubro de seguridad privada. Miles de familias estarán agradecidas.