Tipo de cambio:

Compra: 3.297

Venta: 3.300


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 25

de setiembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

La OEA y la crisis en Venezuela

Después de varios intentos, la Organización de los Estados Americanos (OEA) consiguió aprobar una resolución que condena al gobierno de Nicolás Maduro por los irregulares comicios del 20 de mayo pasado, cuando fue ilegalmente electo para ocupar seis años más el Palacio de Miraflores.

10/6/2018


Sin considerar el voto de Cuba, de los 34 miembros activos, 19 votaron a favor de la resolución que inicia la aplicación de la Carta Democrática aprobada por los países, mientras que 11 miembros decidieron abstenerse de esa votación y 4 lo hicieron en contra (la misma Venezuela, Bolivia, Dominica y San Vicente). Una muestra del creciente rechazo al Gobierno de Caracas es que a los 14 miembros del Grupo de Lima se sumaron Estados Unidos y cuatro naciones.

Además, la mayor parte de los aliados incondicionales del régimen chavista no apoyó las explicaciones del canciller venezolano, Jorge Arreaza, en la comisión permanente de esa organización. Pese a la retórica, Ecuador y Nicaragua se abstuvieron.

Los argumentos ensayados por la mayoría de los países de la región para descalificar los comicios fueron semejantes. En primer lugar, estas elecciones las convocó una Asamblea Constituyente que se atribuyó, en forma ilegal, funciones que le pertenecían a la Asamblea Nacional (Parlamento). En segundo término, Maduro manipuló el calendario y desafió cualquier lógica electoral. Si bien ya juró el cargo, el líder chavista ejercerá su mandato recién a partir del 15 de enero del 2019, el cual durará hasta el 2025.

Sin duda, el Gobierno autoritario deseaba aprovechar la actual desarticulación de la oposición política debido al encarcelamiento de sus principales líderes presidenciables y de la prohibición de la candidatura de otros postulantes debido a que se encuentran inmersos en discutibles procesos judiciales.

Además, la mayor parte de los venezolanos decidió no ir a las urnas. De acuerdo con los datos oficiales del Comité Nacional Electoral, votaron solo 8 millones 600,000 ciudadanos de los 20 millones convocados. Esto significa apenas el 46.1% de los sufragantes, el porcentaje más bajo en la historia venezolana. En resumen, los comicios fueron una verdadera farsa.

La voz del Perú se hizo escuchar por medio de su canciller, Néstor Popolizio. En su intervención, el ministro aseguró que mantendrá una estrecha vigilancia sobre el desarrollo de los acontecimientos en Venezuela hasta que ese país retorne por la senda de la democracia representativa.

Pero la tarea está lejos de terminar. Ahora, los cancilleres serán convocados en una fecha no específica con el fin de evaluar los avances de la política venezolana y la crisis humanitaria en nuestro hermano país. Si la situación no mejora, Venezuela sería suspendida en forma definitiva de la organización internacional, para lo cual se requerirán 24 votos de sus miembros.

Los países demandan un verdadero diálogo entre las fuerzas políticas para que haya comicios libres y limpios que le otorguen la legitimidad necesaria a un verdadero gobierno venezolano.

La mayor parte de los venezolanos decidió no ir a las urnas. De acuerdo con datos oficiales del Comité Nacional Electoral, votaron solo 8 millones 600,000 ciudadanos de los 20 millones convocados.