Tipo de cambio:

Compra: 3.291

Venta: 3.294


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 21

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ANÁLISIS DE EXPERTO ESTADOUNIDENSE STEPHEN M. KOHN

La participación de los denunciantes es clave en lucha anticorrupción

Contraloría informa que se suspendió o inhabilitó a 1,633 servidores.

13/12/2018


Los denunciantes se constituyen en la parte más importante para el éxito de un programa de lucha contra la corrupción, afirmó el fundador y director ejecutivo del Centro Nacional de Denuncias de Estados Unidos de América, Stephen M. Kohn.

Sin una de estas personas, que venga “de adentro”, la mayoría de los casos de malos manejos no se va a detectar, sostuvo al tocar el tema Tendencias en prevención de la corrupción: El valor de una denuncia, durante la Conferencia Anual Internacional por la Integridad-CAII 2018, organizada por la Contraloría General de la República.

Efectividad

Kohn manifestó que la importancia de contar con la participación de denunciantes en la lucha contra la corrupción se comprueba con la efectividad que registra en Estados Unidos, donde en el 2017 el 92% de los casos de corrupción o fraude descubiertos vino de las acusaciones recibidas.

“Sin los denunciantes, ese 92% de criminales seguiría actuando sin que nadie se dé cuenta. La corrupción tiene éxito si nadie conoce qué ocurre y permanece como algo rentable que llega a convertirse en algo que se tiene que hacer para competir”.

En esa línea, invitó a que se pueda tomar el modelo del actual programa que se aplica en Estados Unidos, que se creó durante la época del presidente Abraham Lincoln, en 1863 (después de la Guerra Civil), con una Ley para Denunciantes, que empoderó a la ciudadanía para revelar casos de corrupción.

Esa ley, refirió, ha sido modernizada por los siguientes gobiernos, al establecer como incentivos el pago a denunciantes por información (previa evaluación) y con la protección de su identidad, lo que tuvo un efecto revolucionario.

Kohn explicó que al pagar una recompensa, se brinda un mensaje para superar las barreras del miedo, la duda o el temor. En el 2017, el Gobierno de Estados Unidos pagó a denunciantes 392 millones de dólares y, en el ámbito de todos los programas, se desembolsó más de 500 millones de dólares, agregó.

El éxito de la Ley de Denunciantes en Estados Unidos impulsó la aprobación de otras leyes similares para áreas específicas de la corrupción, como cuentas bancarias, lavado de dinero, fraude en seguridad, que en el 2010 tuvo como resultado la Ley de Prácticas Corruptas Internacionales, que es la primera norma transnacional a la que puede acogerse cualquier ciudadano del mundo, siempre y cuando en su denuncia exista alguna conexión con Estados Unidos.

Recompensas

Al amparo de esta ley, entre el 2011 y el 2017, se presentaron 2,655 denunciantes de 113 países y se pagó millonarias recompensas.

“Los programas de denunciantes son una fuerza multiplicadora efectiva, que genera información de alta calidad y mapas enteros de esquemas de corrupción”.

Kohn precisó que para obtener la recompensa, el denunciante debe brindar información original, no conocida por el gobierno, que pueda generar una acción de cumplimiento de la ley y que motive una denuncia de alta calidad.

Trayectoria

Kohn es uno de los abogados de denunciantes más importantes del país. Logró que su cliente (UBS Bradley Birkenfeld) reciba una recompensa de 104 millones de dólares, el mayor pago realizado a un denunciante.

El National Law Journal lo considera uno de los 50 mejores abogados de los denunciantes en Estados Unidos. Su libro más reciente es The New Whistleblower’s Handbook: Una guía paso a paso para hacer lo correcto y protegerse.

Infracciones

Un total de 1,633 funcionarios y servidores están suspendidos o inhabilitados temporalmente para trabajar en el Estado, al contar con una sanción vigente por haber cometido infracciones administrativas graves o muy graves en el ejercicio de sus funciones, informó la Contraloría. De acuerdo con la gravedad de la infracción, los implicados pueden ser suspendidos temporalmente para trabajar en el Estado entre 30 y 360 días o inhabilitados para ejercer la función pública de uno a cinco años. Entre las infracciones más frecuentes figuran actuar con parcialidad en contra de los intereses del Estado en contratos, licitaciones, concurso de precios, subastas, licencias, autorizaciones o cualquier otra operación o procedimiento en que participe por su cargo, función o comisión, lo que dé lugar a un beneficio ilegal propio o de terceros.

Casos

La Contraloría informó, además, que entre otros infracciones cometidas por los funcionarios y empleados están las de incumplir las disposiciones legales que regulan expresamente su actuación funcional, generándose un grave perjuicio al Estado.

Se agrega negarse o demorar, de manera injustificada e intencional, el ejercicio de las funciones a su cargo en los procedimientos en los que participa con ocasión de su función. La Contraloría informó a las entidades correspondientes.