Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.313


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 16

de agosto de 2018

ENFOQUE

La (re) forma del agua

Con el gran desafío de lograr la seguridad hídrica y combatir la pobreza en el Perú y cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030 planteados por las Naciones Unidas, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) cumple hoy diez años.

13/3/2018


Luis_Luja_n

Luis Luján Cárdenas

Sociólogo

La máxima autoridad técnico normativa del Sistema Nacional de Gestión de los Recursos Hídricos ha logrado importantes avances: la Política 33 de Recursos Hídricos, la Política, Estrategia y el Plan Nacional de Recursos Hídricos; la creación de 14 autoridades administrativas del agua, 71 autoridades locales del agua; 8 consejos de recursos hídricos de cuenca y una decena en vías de concreción; el Tribunal Nacional de Resolución de Controversias Hídricas; el Proyecto de Modernización de la Gestión de los Recursos Hídricos; simplificación de trámites y procesos administrativos.

Así también, formalización de derechos de uso de agua; el Plan Maestro de Recuperación del río Rímac; el Plan Nacional de Vigilancia de Calidad del Agua 2016-2021; prevención ante el Fenómeno El Niño; fortalecimiento del Sistema Nacional de Información de Recursos Hídricos; el curso del agua en el currículo escolar y capacitación Planeta Azul a profesores; el Premio Nacional Cultura del Agua; el programa Certificado Azul y Huella Hídrica en el sector empresarial; la red nacional de 78 estaciones hidrometerológicas; el Observatorio Nacional de Sequía; la actualización del inventario de glaciares; el sistema de alerta de eventos extremos en la Amazonía; la actualización de la retribución económica; el fortalecimiento de las juntas de usuarios.

Pero aún 3.4 millones de peruanos no tienen agua potable; 8.3 millones carecen de alcantarillado; y el 97.8% de la población rural no tiene agua segura, según el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento; situación que al 2021, bicentenario nacional, cambiará cuando el 100% de la población urbana y el 85% de la zona rural tendrá agua potable, de acuerdo con proyecciones del Gobierno.

Hubiera sido interesante que, en este aniversario, el Gobierno anuncie el fortalecimiento de la ANA otorgándole el papel de ejecutor de obras, especialmente de infraestructura verde y de mitigación y resiliencia ante desastres naturales y el cambio climático, en pro de una economía verde.

Tenemos problemas serios: el deshielo de los nevados; la contaminación de los ríos; los conflictos sociales básicamente por las actividades minera, petrolera y maderera; la falta de una política hídrica en las cuencas transfronterizas; el débil control, supervisión y fiscalización en el uso y conservación del agua; la poca autonomía de los Consejos de Recursos Hídricos de Cuenca; el anquilosamiento del Sistema Nacional de Gestión de los Recursos Hídricos; la precariedad de cabeceras de cuenca altamente sensibles al cambio climático, entre otros.

Hay logros, que podrían ser multiplicados con una visión integral y de país.