Tipo de cambio:

Compra: 3.586

Venta: 3.590


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 21

de octubre de 2020

La reforma del transporte

Consideramos necesario hacer todo el esfuerzo posible por preservar la reforma en marcha orientada a darle a la población un servicio de transporte de pasajeros que cumpla estándares de calidad y seguridad.

7/10/2020


El sistema de transporte urbano de pasajeros en el Perú es uno de los más caóticos e ineficientes del mundo. Los principales problemas que presenta son el alto índice de informalidad de los operadores, la falta de un sistema integrado que articule la diferente oferta, la escasa renovación de la flota y la poca conciencia cívica de los choferes, que se traduce en irrespeto de las normas viales.

No obstante, la raíz del problema tal vez sea el diseño propio del sistema, donde impera el régimen de “comisionista afiliador”, que permite a una persona ser titular de una ruta aun cuando carezca de buses o de solvencia económica para garantizar un servicio formal. Ello los obliga a convocar a dueños de buses o combis sin ningún tipo de filtro para que ofrezcan el servicio. Al no haber ningún tipo de vínculo formal entre los choferes, los dueños de los vehículos y la empresa de transporte, son usuales los casos en que unidades de las mismas compañías se disputan los pasajeros en la llamada “guerra del centavo”, que ha causado no pocos choques o atropellamientos.

Todos estos inconvenientes repercuten negativamente en la calidad del servicio que reciben los usuarios. Los peruanos están expuestos a accidentes de tránsito, muchas veces con consecuencias fatales, robos, maltratos, impuntualidad, además de la pérdida de valioso tiempo por la congestión y problemas respiratorios debido la contaminación ambiental, entre otros.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, esta situación viola el derecho fundamental de las personas a la vida, a la integridad personal, a la salud, a recibir un servicio de calidad y contar con un ambiente de desarrollo adecuado, por lo ha instado a las autoridades a tomar medidas para solucionarla cuanto antes.

Así lo ha entendido el Ejecutivo, que desarrolla, por medio de la Autoridad de Transporte Urbano (ATU), un plan de acción con miras a poner orden con un sistema integrado de transporte con nuevas licitaciones de rutas, flotas en buen estado, choferes en planilla y una única tarjeta de pago, como ocurre en la mayoría de países del mundo. El objetivo es formalizar este sector en beneficio de los usuarios garantizando, además, una razonable rentabilidad para los empresarios.

Sin embargo, desde el Congreso se han presentado algunas iniciativas legislativas que apuntan a extender los permisos de operación de las combis, responsables en gran medida de este caos. El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, y la ATU se han pronunciado en contra de prorrogar las autorizaciones, dado que ello perjudicará el esfuerzo desplegado para ordenar el sector. Asimismo, el presidente del Consejo de Ministros, Walter Martos, ha exhortado al Parlamento a trabajar junto con el Ejecutivo en este tema a fin de preservar el objetivo de formalizar el sector y ha anunciado que se presentará un proyecto de ley sobre el tema de las combis.

Por lo expuesto, consideramos necesario hacer todo el esfuerzo posible por no desandar lo avanzado y preservar la reforma en marcha orientada a darle a la población un servicio de transporte de pasajeros que cumpla estándares de calidad y seguridad. A todos los peruanos nos asiste ese derecho.