Tipo de cambio:

Compra: 3.379

Venta: 3.383


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 21

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ENFOQUE LABORAL

La remuneración mínima vital

La retribución mínima a la que tiene derecho el trabajador no calificado, por su labor durante la jornada normal, se denominó en un primer momento sueldo o salario mínimo vital, sea que se trate de empleados u obreros.

15/2/2017


germán serkovic

Abogado laboralista


 La retribución mínima a la que tiene derecho el trabajador no calificado, por su labor durante la jornada normal, se denominó en un primer momento sueldo o salario mínimo vital, sea que se trate de empleados u obreros. 
En el caso de los empleados, el mínimo remuneratorio se calculaba por mes; por día en el caso de los obreros. Demás está decir que la terminología es hoy obsoleta, salvo contadas excepciones las normas hablan de trabajadores en general –y hacen muy bien– dejando de lado cualquier mención que pueda generar algún trato discriminatorio. 
Con posterioridad se adoptó el nombre de ingreso mínimo legal, conformado por el sueldo mínimo más las bonificaciones, hasta llegar al concepto actual de remuneración mínima vital. 
Las normas anteriores referidas a la determinación del sueldo mínimo están –en buena parte– vigentes, con la salvedad de reemplazar sus referencias por las correspondientes a la remuneración mínima vital. 
Desde mayo del 2016 la remuneración mínima en la actividad privada es de 850 soles, poco más de 260 dólares. 
Debe entenderse que el trabajador que labora una jornada diaria no menor a las cuatro horas, tiene derecho a percibir al menos la RMV. 
En caso de jornadas inferiores se pagará la parte proporcional del mínimo, operación no siempre sencilla de realizar. Se discute si es razonable tener una RMV aplicable a escala nacional. 
Dada la diversidad del costo de vida en distintas circunscripciones, se propuso contar con remuneraciones diferenciadas geográficamente. Incluso se ha planteado la existencia de dispares remuneraciones básicas calculadas en función del tamaño de la empresa. 
De prosperar este criterio, los trabajadores de las micro y pequeñas empresas no solo tendrían menores derechos, sino también un mínimo inferior al vigente en el régimen general. 
Según la concepción ideológica que se adopte, la remuneración mínima puede ser entendida como la garantía de un ingreso equitativo y justo, o un elemento que distorsiona el funcionamiento correcto del mercado laboral.