Tipo de cambio:

Compra: 3.402

Venta: 3.404


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 3

de junio de 2020

RAZONAMIENTOS

La salud es primero

Sin duda alguna, el coronavirus y su expansión por el mundo es la noticia que acapara los principales titulares de los medios en el Perú y en el extranjero. Y es que la alarma generalizada y la sola idea de que un virus pueda ocasionar la muerte de una gran parte de la población aterra a más de uno. Las recomendaciones ya están dadas: lavarse las manos por 20 segundos; evitar saludar de manos o con besos; si viajan en transporte público, abrir las ventanas para que el espacio esté ventilado; y si presenta algún síntoma, acudir a su centro de salud más cercano, a fin de que pueda recibir tratamiento oportuno.

15/3/2020


Sergio Salas

Abogado, Músico criollo

Recuerdo que cuando tenía aproximadamente 7 años los titulares de nuestros periódicos narraban también la expansión de una enfermedad que estaba costando la vida de varios peruanos: el cólera. En aquella época no había redes sociales ni televisión por cable (o quienes la tenían eran personas de muy altos niveles económicos), por eso el grueso de la gente conocía de la enfermedad por las noticias. Prevenir esa enfermedad trajo consigo que los peruanos adoptemos nuevos hábitos. Por ejemplo, hasta ese momento era común tomar agua del caño. Uno jugaba en la calle (cuando se podía jugar porque ahora es imposible) con sus amigos y para refrescarse solo se iba al caño más cercano y se bebía el agua sin problema. Luego del cólera era obligatorio hervir primero el agua con la finalidad de matar cualquier bacteria. Ese es un claro ejemplo de hábitos que tuvimos que cambiar con la finalidad de cuidar nuestra salud.

El presidente Vizcarra ha suspendido las clases escolares hasta el 30 de marzo. Algunas universidades también han decidido hacer lo propio. Ciertas empresas están enviando a las trabajadoras embarazadas o con algún problema de salud a trabajar desde casa para prevenir cualquier contagio. Y es así como debemos actuar: previniendo. Tengo la impresión de que en el Perú no existe una cultura de prevención. La gente (y me incluyo) pasa consulta médica cuando ya está con la enfermedad encima y, muchas veces, avanzada. Hay muchas enfermedades que, detectadas a tiempo, pueden curarse. Pero para detectarlas a tiempo es primordial la prevención. En un chequeo preventivo puede salir el resultado de una enfermedad incipiente. Ha tenido que llegar una pandemia para incluir en nuestro estilo de vida el lavado de manos constante o evitar el saludo de manos. Es muy probable que se modifique en el ámbito mundial esta costumbre.

Lo que no tiene nombre es que ante la necesidad humana existan personas que aprovechen para lucrar. Lo que ha sucedido con las mascarillas, por ejemplo (elevar cinco veces su valor real), aprovechando el pánico de la gente, es un despropósito y un claro aprovechamiento que linda con la ‘lesión’ que prescribe el artículo 1447 del Código Civil.

¿Cómo afecta el coronavirus a los artistas? Pues aunque no lo crean, sí nos afecta. La idea de este ‘receso’ que el Gobierno ha decretado no es el de un asueto, sino que la población se mantenga lo estrictamente necesario en la calle, en lugares públicos, en sus trabajos y luego retorne a sus casas. Es muy probable que por unas semanas decaiga la afluencia normal a discotecas, teatros, cines, conciertos y bares. Sin duda, ello genera un impacto en la economía de quienes administran estos negocios y en las personas que trabajan ahí, pero la salud es primero. Ni qué decir de los eventos deportivos (tenemos las Olimpiadas de Tokio 2020 a la vuelta de la esquina y el Comité Olímpico ha dicho que estas van sí o sí). La verdad es que mucho dependerá de cómo avanza el virus en las próximas semanas.

Hay colegas músicos que tienen programados conciertos y que a lo mejor no podrán ofrecerlos. Y créanme que para dar un concierto la preparación es mínimo de tres meses, y ello implica el alquiler del local, pago adelantado a los músicos y al sonidista, por lo menos.

Creo que todos debemos tomar con calma lo que viene sucediendo y tratar, en lo posible, de hacer nuestras actividades normales y colaborar para evitar que este virus se propague. Hoy nos toca a los peruanos ponernos la camiseta, ayudarnos entre hermanos y superar esta enfermedad. Ya lo hemos hecho antes, y podemos hacerlo ahora también.