Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

HISTORIA Y DEBATE

La tierra del Perú

A medio siglo de la Reforma Agraria, promovida por el gobierno del general Juan Velasco Alvarado, se publican diversos estudios y un documental; todos debaten sobre los aciertos y fracasos de este momento histórico del país.

1/12/2019


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

En junio de 1969, el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado (1968-1975) inició el proceso de la Reforma Agraria. Han pasado cinco décadas y este hecho sigue generando apasionados debates.

Prueba de ello son las diversas publicaciones que han aparecido sobre este momento histórico-social, así como películas que muestran el Perú de esa época.

Emociones cercanas

Para Luis Pásara, autor de Velasco. El fracaso de una revolución autoritaria (Lima, Fondo Editorial PUCP, 2019), en la actualidad tenemos elementos para entender dicha reforma de forma “intelectual” y señalar en qué se equivocó y en qué acertó el general Velasco con este proceso.

Sin embargo, “lo que no hay es capacidad emocional para comprender serenamente lo que buscó: acabar con un régimen de semiesclavitud de trabajo en el campo”.



El estudioso va más allá, y asegura a El Peruano que la “estigmatización” a este proceso impide a muchos ver que la exitosa exportación de productos agrícolas de hoy “se debe a que la reforma agraria modernizó la capacidad empresarial para trabajar el campo”.

Asimismo, reconoce equivocaciones en el gobierno del militar y político piurano. “Cometió errores al recurrir a formas represivas, como la deportación de adversarios de izquierda y derecha, o expropiar los medios de comunicación para que solo se escuchara la voz del gobierno”, recordó.

No es la única crítica que le hace al gobierno militar. “El país es conservador y Velasco pretendió ir demasiado lejos en el intento de cambiarlo. Eso no lo había entendido yo cuando, junto a sectores de izquierda, pensaba que las reformas debían ir aún más allá de donde fueron”, asevera.

Historia íntima



Otro caso es el de Rolando Rojas Rojas, autor de La revolución de los arrendires. Una historia personal de la reforma agraria (Lima, IEP, 2019).

En ese libro, narra los antecedentes de las políticas ejecutadas por el gobierno militar de Velasco Alvarado desde un caso que atañe directamente a su familia: el asesinato en La Convención (Cusco), en 1956, del terrateniente Alberto Duque, a quien se le describe como “prepotente”.

En ese homicidio complotó el abuelo del autor, Tomás Rojas Pilco, y pagó su acto con prisión en la temida Colonia Penal Agrícola del Sepa.

“La principal dificultad fue que se trata de hechos que me afectan, que me involucran y, pese a ello, debí ponerme en la situación de los personajes para entenderlos. No solo de mi familia, sino de las otras familias, incluido al propio Alberto Duque”, cuenta.

Rojas lamentó no haber contactado con la familia Duque, pues se retiraron del valle de La Convención y no encontró rastro de ellos en el Cusco. Sin embargo, espera incluir su versión en una próxima oportunidad.

El historiador manifiesta que en el valle de La Convención hay una “clara conciencia” de que ellos consiguieron la tierra por sí mismos, que son los actores de su propia transformación. Señala que en el lugar también se reconoce al líder campesino Hugo Blanco como parte de ese proceso, pero no el principal actor.

Hace notar que, en ese momento, los campesinos de esa región estaban comprometidos con un cambio en las reglas respecto a la propiedad rural. “Estaban politizados en cuanto a la reforma agraria. Pero veían, esa es mi interpretación, como algo poco viable la conquista del poder que quisieron emprender Blanco y Luis de la Puente Uceda”, subraya.

Rojas considera que en otras partes del Perú no hay tanta conciencia sobre el cambio que se experimentó con este proceso. “Cada región tuvo su propia dinámica y en el caso de La Convención se adelantaron al Estado y a Velasco”, asevera.

En viñetas

Un caso curioso es el de Ya nadie te sacará de tu tierra (Lima, ediciones Contracultura, 2019). Es un libro gráfico escrito por Carla Sagástegui y dibujado por Jesús Cossío. Ambos comentan a El Peruano que tenían en mente como público sobre todo a los jóvenes. Lo plantearon como un material de difusión con la idea de hacer más entregas. Por ello, este libro lleva el subtítulo de ‘La larga espera’.

“Este cómic es un espacio de ‘representación’ –una construcción que usa elementos reales, ficcionalizados, simbólicos y del imaginario colectivo– más que una versión ‘única y final’ de la Reforma Agraria”, nos advierte Cossío.

Sagástegui añade que la investigación histórica les dio muchas sorpresas sobre los partidos políticos y sus personajes, y no solo sobre los grandes líderes, sino también sobre los dirigentes locales.

“En este cómic no planteamos un enfrentamiento de buenos y malos, sino las intenciones, intereses y las acciones que se fueron sumando para dar forma al primer proyecto de planificación rural del país”, subraya la intelectual.

“Es un viaje en el tiempo, es tratar de ponernos en el lugar de los hombres y mujeres que llevaban siglos sufriendo y luchando contra un sistema cruel e indiferente de producción que había funcionado de espaldas a la capital”, concluye.

Cine que reflexiona

Gonzalo Benavente debutó como cineasta con Rocanrol’68, que se estrenó en el 2013. En su tercer largo, el documental La revolución y la tierra, avanza un año (1969) y narra la Reforma Agraria. “Si no hubiera habido, el Perú se parecería más al del 68 que a lo que es actualmente”, opina. La estrategia que empleó para narrar esta época fue recurrir al registro audiovisual.

Conocemos poco, opina, de la historia del cine en el país, y su trabajo apuntó “a rescatar el material que había y a difundirlo”. Cuenta como anécdota que gran cantidad de material audiovisual del Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (Sinamos) fue incinerado después de que Velasco fuera derrocado en 1975 por el general Francisco Morales Bermúdez.

Sin embargo, algunos cineastas como Federico García y Pilar Roca lograron, según le relataron, quedarse con algunos de los negativos.

Para Benavente, tomar la Reforma Agraria como tema de su película es hablar de la lucha por la ciudadanía.

6 formas de administración de las tierras de uso agropecuario se crearon entre 1969 y 1979, tras el decreto ley N° 17716 (fuente: minagri).