Tipo de cambio:

Compra: 3.586

Venta: 3.590


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 21

de octubre de 2020

EMPLEADORES REQUIEREN CONTAR CON POLÍTICA INTERNA

Las empresas deben proteger los datos de los trabajadores

En el contexto de la pandemia la obligación cobra mayor importancia, advierte especialista.

18/10/2020


Paul Herrera

phererra@editoraperu.com.pe


La implementación en las empresas de una política interna en la que se establezcan las medidas técnicas, jurídicas y organizativas que se utilizarán para el tratamiento y protección de los datos personales de los trabajadores, sobre todo de los vinculados a la salud, cobra mayor importancia en la coyuntura de la pandemia.

En cumplimiento de los lineamientos y protocolos sanitarios, las empresas deben efectuar el seguimiento y control a sus trabajadores a fin de determinar si estos han sido infectados con el covid-19 y comunicar el resultado al Ministerio de Salud (Minsa).

Así lo reveló la especialista en derecho del consumidor y protección de datos personales Alejandra Bellido, quien además consideró que incluso en este escenario de la pandemia generada por el covid-19, el derecho a la intimidad de los trabajadores debe ser respetado y garantizado por el empleador.

Medidas

Respecto a las medidas técnicas, manifestó que estas consisten en la instauración de protocolos para el tratamiento de datos personales mediante el uso de medios digitales con claves de acceso solo para el personal autorizado.

En tanto que las medidas jurídicas involucran, por ejemplo, la designación del personal responsable de revisar el cumplimiento de los estándares de seguridad que la empresa establezca para el tratamiento de los datos personales de los trabajadores, detalló.



Sobre las medidas organizativas, sostuvo en cambio que estas implican la determinación del personal responsable del tratamiento de los datos personales dentro de la empresa, el cual deberá efectuar esta labor previa suscripción de un acuerdo de confidencialidad a fin de mantener los datos personales de los trabajadores en reserva.

No obstante, en todo contexto, una empresa debe hacer uso de todos los recursos y mecanismos necesarios para proteger los datos personales y la información sensible que sus trabajadores hayan proporcionado con fines laborales.

Actuación

Ante la pandemia, los empleadores cuentan con la facultad de solicitar a los trabajadores información relacionada con su salud, con la finalidad de proteger su bienestar.

Por ejemplo, los empleadores, al momento de solicitar a sus trabajadores y a sus prestadores de servicios el llenado de la ficha de sintomatología requerida por el Minsa, deberán contar con el consentimiento de estos para el tratamiento de sus datos, brindando la información suficiente sobre la finalidad, conservación y transferencia de los datos personales obtenidos en dicho protocolo, advirtió Bellido.

Así, ante la ocurrencia de un caso sospechoso se aplicará la Ficha Epidemiológica Covid-19 emitida por el Minsa y se hará una prueba molecular. Pero antes de hacer estos procedimientos se deberá comunicar por escrito al trabajador que toda la información recabada será transmitida únicamente a la autoridad de salud de la jurisdicción correspondiente y a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) por mandato legal, afirmó la especialista.

Este procedimiento, dijo, se hará siguiendo las medidas técnicas, organizativas y legales correspondientes para salvaguardar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos hasta su eliminación.

Advierte que no corresponde al empleador brindar ninguna información relacionada con enfermedades preexistentes o el resultado de las pruebas moleculares a otros trabajadores de la empresa ni a los familiares del empleado en cuestión.

La información personal de los trabajadores está relacionada con el derecho constitucional a la intimidad. Por tanto, los empleadores deben mantener confidencialidad de la información sobre la salud de sus subordinados a la que tengan acceso, pues la protección de este derecho permite el desarrollo interpersonal sin ningún prejuicio o limitación, puntualizó la especialista que labora en la firma legal Aguirre Abogados & Asesores.

Queja y demanda

En primera instancia, el trabajador puede presentar una queja contra el empleador que filtra o divulga sus datos ante la Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales. Esta comenzará una investigación y, de ser el caso, iniciará un procedimiento sancionador contra la empresa. Pero, según el grado de afectación, alcance y gravedad de la información revelada, el trabajador afectado podría presentar una demanda de indemnización de daños y perjuicios en contra de su empleador, refirió Bellido.