Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

APROXIMACIONES

Las epidemias en el sétimo arte

El temor a que una crisis epidemiológica diezmara a la población mundial siempre ha existido, y ha sido reflejado por el sétimo arte. La alerta global que se ha extendido por el coronavirus desde comienzos de este año nos recuerda otras amenazas del mismo tipo, como el sida, la influenza y el ébola. Un virus, una bacteria, son villanos catastróficos, y han sido protagonistas de no pocos filmes.

15/3/2020


Javier Alejandro Ramos

Periodista

El éxito de este tipo de películas se basa principalmente en un estudio psicológico de los espectadores. La sociedad tiene desde siempre miedos y fobias, y el cine los recoge. Muchas películas bélicas, de catástrofes, e incluso de monstruos, furibundos animales o invasores de otros mundos tienen como objetivo aprovechar el pánico del ser humano para ganar taquilla.

En los albores del cine, el realizador expresionista alemán F. W. Murnau, mostraba en sus películas Nosferatu (1922) y Fausto (1926) la muerte a causa de plagas originadas por seres malignos, como un vampiro, y el mismo Satán. Una simbiosis, sin mencionarse, de las leyendas de las tribus africanas con relatos del Antiguo Testamento y rituales como el ancestral vudú. En los años 70, la versión que hace Werner Herzog del vampiro Nosferatu enfatiza aún más en la relación entre la peste y la maldad.

En El sétimo sello (1957), de Ingmar Bergman, la muerte azota una comunidad sueca con una destructiva epidemia, mientras la tragedia es observada por el personaje principal, a salvo mientras juega ajedrez con la fantasmal presencia. Época de cambios la de fines de los 50, caldo de cultivo de una guerra fría prenuclear entre las potencias vencedoras de Alemania. Otros clásicos fueron Pánico en las calles (1950), La amenaza de Andrómeda (1971) y El puente de Casandra (1976).

En los setenta, algunas cintas marcan un hito en este subgénero. Rabia (1977), de David Cronenberg, en la que una mujer, infectada tras una operación, inocula su mal en hombres a los que seduce; El año de la peste (1979), de Felipe Cazals, adaptación de un best seller de Daniel Deafoe; En el filo de la duda (1993) de Roger Spottiswoode, y las diferentes versiones de El regreso de los muertos vivientes, cuyo original acuñó George Romero, referidas al despertar de cadáveres comecerebros por un malogrado experimento con sustancias químicas. Los zombis invadieron hace medio siglo las pantallas grande y chica, y son indestructibles.

Tras el descubrimiento y propagación del VIH y otras enfermedades en el siglo XX, así como el conocimiento sobre las armas biológicas creadas en laboratorios, el cine respondió con cintas notables como la japonesa Virus (1980); Philadelphia (1993), de Jonathan Demme; Epidemia (1995), de Wolfgang Petersen; 12 Monos (1995); Exterminio (2002); Contagio (2011), de Steven Soderbergh; Hijos de los Hombres (2006); Soy leyenda (2007); Ceguera (2008); El fin de los tiempos (2008); El club de los desahuciados (2013), de Jean-Marc Vallée; y la saga de Resident Evil.