Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 17

de setiembre de 2019

SE CONMEMORAN 99 AÑOS DE SU NATALICIO

Las flores buenas de Chabuca

Se inician 15 meses de celebraciones por el centenario de Chabuca Granda, la cantautora peruana más universal, quien quería que “discotequeen” su música para llegar a los jóvenes. Ayer se realizó romería a su tumba.

4/9/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

A las 12:53 horas, salpicó un rayo de sol bienhechor y el colibrí revoloteó entre las flores frescas. Fueron segundos y una veintena de testigos. Luego partió tan apurado como llegó. “Ella siempre tiene formas de manifestarse”, dijo Teresa Fuller con la voz entrecortada, frente a la tumba de su madre, María Isabel Granda Larco, Chabuca Granda, con alas de eternidad en el sector San Baltazar, jardín C, del cementerio El Ángel. 

La capilla de la necrópolis tiene forma de paloma en vuelo. Y canta. Un cuarteto comandado por Lucy Avilés y Willy Terry trajo pasajes de la ‘Misa criolla de bodas’, que escribió Chabuca como regalo de bodas para su hija Teresa Fuller, en 1969. La heredera, en primera fila, canturreaba las melodías y las escolares de la escolta del colegio Sevilla, del Rímac, acompañaba con seriedad la ceremonia.

Durante la homilía, el padre Guillermo, de la iglesia de Santa María de Pueblo Libre, recordó que la cantautora apurimeña puso al servicio del país su fuerza creativa poniendo en valor nuestra historia y cultura. Y Guillermo Ackermann, presidente del directorio de la Beneficencia de Lima, recordó que desde hace 36 años los restos de la compositora descansan en este camposanto limeño, donde también reposan algunos de los personajes que inspiraron sus canciones. “Les invito a revivir a Chabuca”, propuso a los presentes.



•••

El 12 de marzo de 1983, féretro de Chabuca llegó a El Ángel. Llevaba una cama de pétalos de rosas y flores. Cerca de 3,000 personas la acompañaron coreando sus canciones más populares, ‘Fina estampa’, ‘La flor de la canela’, ‘José Antonio’. Por la mañana, en el Convento de los Descalzos se había oficiado una misa de cuerpo presente, luego su ataúd realizó un postrero paseo por la Alameda de los Descalzos, junto con ocho chalanes de jipijapa, montados en bereberes criollos. Los secundaban artistas criollos y una delegación de compositores argentinos. En la plaza de Armas de Lima, el presidente Fernando Belaunde salió de Palacio de Gobierno a despedirla. El alcalde de Lima, Eduardo Orrego, entregó la Llave de la Ciudad a sus deudos. El cortejo avanzó por el jirón Áncash, con olor a multitud. Se hacía eco del pedido expreso de la compositora: “Cuando muera, no quiero que lloren. Prefiero que canten”.

•••

Ruth Anastacio, directora del Centro Cultural Chabuca Granda, explica que con el Ministerio de Cultura y otros aliados estratégicos han elaborado el Programa Oficial del Centenario de Chabuca Granda (1920-2020), que seguirá actualizándose los siguientes meses.

Hay actividades confirmadas en Chile, Cuba, España y Colombia.

El universo de Chabuca se abordará en forma multidisciplinaria. Por ejemplo, con auspicio de Petroperú se realizará un concurso de esculturas con las que se embellecerán las trece plazas, calles, parques, el asentamiento humano, la residencial y el anfiteatro epónimos de la artista.

Con la Beneficencia de Lima analizan dos propuestas: 1) trasladar los restos de la cantautora al cementerio Presbítero Matías Maestro; y, 2) trabajar una ruta entre El Ángel y Presbítero Maestro, donde reposan mucha gente a la que Chabuca cantó.



•••

Ella oteaba Lima desde el departamento 201, en el número 699 de la Av. 28 de Julio, en Miraflores. Aquel edificio donde vivió entre 1963 y 1983, se lo tragará la modernidad: va a ser demolido, cuenta Teresa.

El Ministerio de Cultura (Mincul) trabaja una app que, mediante códigos QR, ofrecerá información en los espacios públicos relacionados a ella y su obra en la capital.

En el 2017, su obra fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación. Entre los compromisos del Estado está la difusión de su obra. Por ello, el Mincul trabaja una investigación en profundidad. “Es un trabajo académico y de revisión sobre su obra. Se publicará en julio de 2020. Se constituirá en la fuente base de información que alimentará todas las exposiciones y adaptaciones que se hagan”, informa Ruth Anastacio.

El sector Educación tiene la tarea de difundir, a partir de marzo del 2020, detalles de su vida y obra entre los escolares de primaria y secundaria. “En eso vamos a trabajar muchísimo. Vamos a hacer que Chabuca llegue a la niñez y a la juventud. Ella ha perdurado en el tiempo, y lo seguirá haciendo”, dice Teresa Fuller.

Se han hecho documentales sobre su obra, el más reciente es Cantar la misa con Chabuca (2018), de Enrique Cam. Anastacio adelanta que hay un proyecto audiovisual a cargo de realizadores extranjeros. “El centenario es una oportunidad para dar a conocer más de 100 canciones que registró Chabuca y decenas de inéditas que nos dejó”, dice.



•••

En las discotiendas y las plataformas virtuales suena A Chabuca 2, un conjunto de 12 canciones versionados por el tenor Juan Diego Flórez y otras megaestrellas del continente como Armando Manzanero, Pablo Milanés y Carlos Vives.

Teresa Fuller les ha pedido a las productoras del álbum, Mabela Martínez y Susana Roca Rey, que vengan más discos y que convoquen a otros artistas alrededor de la obra.

Si bien se dice que Chabuca propuso nuevos caminos al vals peruano, recuerda Teresa que su madre “regresó a las raíces y por ello se le puede cantar en otros géneros”.

“Lo importante es que se respete la letra y la melodía, porque tú puedes cambiarle de género que quieras. Es lo que ella quería. Le he pedido a Mabela, ‘has un disco que la gente lo baile’, porque era el deseo de Chabuca. Ella escuchó su música en el Studio 54 de Nueva York y dijo a mis hermanos, ‘Chicos tienen que discotequearme’. Quería que la juventud la cante a su manera. La importancia en la música es el aporte de los jóvenes”. Y Chabuca es nuestro colibrí.

Cifra

12 producciones discográficas publicó Chabuca Granda entre 1961 y 1982.