Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

Letras sanadoras

El novelista arequipeño Mario Vargas Llosa evoca en charla en Berlín el poder de la literatura en la pandemia como un refugio ante las adversidades.

13/9/2020


Berlín, Alemania


EFE

El escritor peruano Mario Vargas Llosa tuvo esta semana un encuentro en Berlín con el presidente alemán, Franck Walter Steinmeier, en el que ambos hablaron del papel de la literatura en medio de la pandemia, de las relaciones entre política y literatura, y de los retos que esta última implica para las democracias liberales.

Al comienzo del encuentro, el presentador Jörg Tadeuz planteó la pregunta si la experiencia del coronavirus no hace pensar que los regímenes autoritarios tienen una mejor capacidad de reacción ante las situaciones de crisis.

“En las democracias hay verdades y mentiras, pero en las dictaduras solo hay mentiras”, respondió Vargas Llosa en el encuentro, organizado con la colaboración del Instituto Cervantes de la capital alemana como parte del Festival de Literatura de Berlín.

“Mire usted el caso de China donde aparentemente nació el virus. ¿Qué sabemos? Prácticamente nada”, dijo el nobel, a quien introdujo en el acto el director del Cervantes de Berlín, Ignacio Olmos, quien recordó que el escritor da nombre a la biblioteca del instituto y que es ejemplo “de un intelectual metido permanentemente en el debate político”.

Las razones del nobel

En ese contexto, Vargas Llosa destacó el papel de la literatura como germen de debates y como algo que ayuda a crear ciudadanos críticos y difíciles de manipular.



“La literatura crea ciudadanos que son mucho más difíciles de manipular que los otros. Ciudadanos que son díscolos, que son inconformes, que siempre tienden a criticar, están buscando siempre aquello que anda mal”, dijo.

“Eso es bueno porque es lo que le permite a la democracia mejorar. Creo que las democracias en nuestros días son mejores que lo que eran las democracias en el pasado y en cambio todas las dictaduras sin excepción son siempre peores”, agregó el autor de La tía Julia y el escribidor.

Lecciones de una enfermedad

Vargas Llosa se mostró optimista por que se aprendan las lecciones de la pandemia para mejorar nuestra vida y nuestra actitud ante la sociedad y la naturaleza.

“Creo que éramos demasiado arrogantes. Teníamos la sensación de que habíamos controlado la naturaleza y que estaba al servicio nuestro y que ya no tenía secretos ni amenazas, y nos hemos llevado una gran sorpresa”, dijo.

Ahora sabemos que no es así y que se necesitan más inversiones en investigación en ciencia y un mejor sistema sanitario.

Por otro lado, el escritor señaló que la pandemia ha afectado de manera más drástica a los pobres, mientras que los sectores privilegiados continuaron siéndolo.

“Ojalá sacáramos un incentivo de esta experiencia para luchar contra las grandes desigualdades”, dijo.

Su experiencia durante la pandemia ha sido confortable leyendo y releyendo.

Dato

84 años tiene el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.