Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.380


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 6

de diciembre de 2019

ENFOQUE LABORAL

Los conceptos no remunerarivos - Parte final

13/11/2019


Germán Serkovic G. abogado laboralista

Germán Serkovic

Abogado laboralista



Es indudable que el otorgamiento de cantidades dinerarias en calidad de conceptos no remunerativos, como parte del ingreso del trabajador, es una figura laboral que interesa más al empleador que al trabajador. 

La explicación es sencilla, haciendo uso de tales conceptos se puede manejar de tal modo la planilla que los costos laborales pueden ser acotados. No es un tema menor, en el régimen laboral común de la actividad privada los costos laborales -esto es, lo que adicionalmente paga el empleador por cada sol de remuneración- son bastante altos, situación que se relativiza tratándose de la legislación propia de las pequeñas y microempresas e, incluso, del régimen laboral agrario.

Siempre preocupado por los costos laborales, el empleador incauto o abiertamente mal intencionado puede creer que le es conveniente modificar la estructura remunerativa de sus empleados haciendo un uso generalizado de los conceptos no remunerativos. Con anuencia de un empleado no siempre bien informado, se estarían -en consecuencia- reemplazando remuneraciones por cantidades que no tienen tal naturaleza. 

Si bien el ingreso mensual puede no verse afectado, la situación mostrará ser desfavorable para el trabajador al calcularse las gratificaciones, los depósitos por compensación de tiempo de servicios y las vacaciones, puesto que los conceptos no remunerativos no forman parte de la base de cálculo de los mencionados beneficios. 

Existirá un desfavorable desfase entre lo que el empleado hubiere percibido anualmente y las sumas que percibe después del reemplazo de parte de su haber por sumas no remunerativas. Puede salvarse tal estado mediante el abono de una gratificación extraordinaria, pero tal solución no pasaría de ser un alivio temporal.

Debe evaluarse atentamente el asunto, la disminución de los costos laborales puede que no justifique un clima laboral conflictivo. No comunicar al trabajador de todas las consecuencias de la implementación del pago en sumas no remunerativas es una práctica maliciosa, y así hay que señalarlo.