Tipo de cambio:

Compra: 3.301

Venta: 3.305


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 23

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Los derechos humanos en las cárceles

Con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja, el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) elaboró un manual orientado a la aplicación de los derechos humanos en lugares como las cárceles. Este esfuerzo demuestra la preocupación del Inpe por hacer de sus 69 establecimientos penitenciarios lugares donde la dignidad humana no se vulnere, sino se afiance y desarrolle en todas las formas posibles.

13/3/2019


Claudett Delgado LlanosTercer Miembro del Consejo Nacional Penitenciario

Claudett Delgado Llanos

Tercer Miembro del Consejo Nacional Penitenciario

Pero, ¿cómo iniciar un trabajo tan amplio, como es el asegurar que los derechos humanos se apliquen a la tarea penitenciaria, específicamente en la función de seguridad? Recordemos que la población penal supera los 91,962 internos a escala nacional. Ello implica el control permanente de conductas y su reencauzamiento positivo.

El Estado peruano ha suscrito diversos compromisos a favor de los derechos humanos con el fin de asegurar a la población penal condiciones básicas y favorables que ayuden a la resocialización y reinserción del interno.

El Manual de Derechos Humanos aplicados a la función penitenciaria es una de las respuestas ante estos compromisos asumidos y que la actual gestión viene impulsando con empeño.

Por ello, el Inpe organizó capacitaciones dirigidas a 4,500 trabajadores a escala nacional, entre ellos, agentes penitenciarios, alcaides, jefes y directores de seguridad, con el propósito de que conozcan y apliquen este material.

Y ¿de qué trata este manual? Pues, de realidades penitenciarias poco conocidas por el público en general. Por ejemplo, el uso racional de la fuerza es un tema muy singular. En algunas páginas se desarrollan, de manera concreta, conceptos muy útiles para el personal que día a día debe lidiar con internos, algunos de ellos de difícil readaptación.

De esta manera, el Inpe asegura que su personal de seguridad tenga un panorama más claro al momento de realizar las intervenciones rutinarias, tales como el conteo de internos, requisas, traslados y otras situaciones excepcionales, ante las cuales se debe estar preparado para saber cómo afrontarlas con éxito y, sobre todo, al amparo de la ley.

Es verdad que la capacidad de albergue en los penales es crítica y que por ello existe el problema del hacinamiento y otros que se suman en el camino; sin embargo, el compromiso asumido por el Consejo Nacional Penitenciario nos lleva a ser muy cuidadosos con esta población vulnerable.

La política de Cárceles Dignas que aplicamos en los recintos carcelarios pone énfasis en el respeto a la dignidad humana de todos los internos e internas. Estamos convencidos de que, con estas capacitaciones y la difusión del Manual de derechos humanos aplicados a la función penitenciaria, evitaremos posibles casos de abuso de autoridad y generaremos una plataforma para que nuestros profesionales realicen su trabajo de tratamiento con total confianza y en las mejores condiciones posibles. Ese es nuestro compromiso.