Tipo de cambio:

Compra: 3.330

Venta: 3.333


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 17

de enero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. FRANCISCO YÁBAR ACUÑA

“Los marinos son referentes de orden y disciplina”

Su objetivo es que la población sepa del aporte de esta armada al crecimiento del Perú.

12/12/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es el director del Museo Naval que acaba de conmemorar su 60° aniversario. Su principal aporte, sostiene, es haber elaborado un guion didáctico y moderno que permite a niños y grandes conocer la historia de la Armada Peruana, el desarrollo de la técnica de navegar a través del tiempo y el aporte de la Marina al crecimiento del país.

Las frecuentes jornadas de pesca con su padre en la playa de Chorrillos fueron acercando al pequeño Francisco Yábar Acuña a lo que se convertiría en una misión de su vida. Ser marino. No sabía entonces que iba a comandar un buque, que tendría la especialidad de historia y que le apasionaría contar la historia de la Armada Peruana en la plenitud de su vida.

Desde hace dos años dirige el Museo Naval, un espacio que según sus propias palabras muestra el vínculo milenario del hombre peruano con el mar. Un lugar en el que cuenta esa historia a través de los buques y hombres que navegaron en ellos. El mar y su riqueza es un personaje, dice, pero también es importante el progreso de la navegación.

“En 1791, el Mercurio Peruano publicó un editorial en el que reconocía que el avance del hombre no habría llegado al punto donde estaba sin la navegación. Es cierto, el comercio, recorrer grandes distancias, no se explica sin la navegación. El avión nos lleva a varios puntos del mundo rápidamente, pero no traslada contenedores. El comercio depende de la navegación.”

Marino e historiador

Yábar Acuña ingresó a la Marina porque sentía un cariño especial por el mar, a su padre le gustaba pescar y con él salía a las playas de Chorrillos para pescar con cordel. Pasaban horas frente al paraíso marino para sacar pejerreyes o cangrejos.

Durante sus años escolares fue un gran lector. Las historias de la Armada Peruana le fascinaban y Miguel Grau le parecía un personaje espectacular de la historia del Perú. Su relación con el mar empezó a dibujarse de una manera más concreta.

Por eso no fue raro que alimentara su deseo por ser comandante de un buque, y que de adolescente le pidiera autorización a su padre para ser marino pues su progenitor era oficial del Ejército que amaba el Perú, recuerda.

Si hay algo que define a Yábar Acuña, hoy contralmirante en retiro, es su pasión por la investigación: le interesa la historia naval, del ejército, del arte, es experto en iconografía de la Virgen María, tiene una gran colección, revela.

Y este afán lo llevó a ocupar primeros puestos y a estudiar mucho: ingeniería mecánica, administración, historia, y entre otras cosas a hacer realidad su sueño: comandar el 2007-2008 un buque de guerra, la fragata misilera Villavicencio.

Compromiso

Yábar Acuña es hijo de padre cusqueño y madre tacneña, y sin duda el amor por el Perú recorre sus venas. El Museo Naval es una oportunidad para expresarlo. Él quiere que la población sepa que los marinos, hombres y mujeres, son referentes de orden y disciplina, pero sobre todo de compromiso, señala.

“En el museo contamos la historia de compatriotas en el mar, de su contribución al crecimiento del Perú, su sacrifico por defender nuestra patria y del valor de la Armada Peruana. En el museo comunico la historia del Perú de una manera didáctica para que sirva de modelo de vida. Es una parte de la cual me siento muy orgulloso”. Francisco tiene la roja y blanca en el pecho.