Tipo de cambio:

Compra: 3.292

Venta: 3.294


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 23

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Los “nuevos” universitarios

En diez años, la población con educación superior creció en 40% a escala nacional (según las cifras reportadas por los censos del 2007 y 2017). Pero ¿quiénes son los jóvenes que hoy acceden a la educación superior? ¿Quiénes son los rostros de esos porcentajes en aumento? Nos proponemos hacer un perfil de estos jóvenes de entre 20 y 24 años.

31/1/2019


Adriana Urrutia

Directora de la Escuela de Ciencia Política de la UARM

Se trata de una generación que si bien ha superado barreras que enfrentaban las generaciones anteriores, sigue haciendo frente a desafíos que nos permiten hablar de una democratización parcial de la educación superior en el Perú.

Son la primera generación de sus familias en acceder a educación superior. Esta nueva situación se ve configurada por dos elementos importantes: uno, las trayectorias educativas de sus familias; y dos, las migraciones familiares.

Solo el 13% de estudiantes de secundaria de Lima Metropolitana tiene madres que acabaron la universidad (Censo 2017). Esto configura el bagaje con el que entran a la universidad en términos de conocimiento y experiencias educativas.

En cuanto al segundo punto, las madres de 33% de estos jóvenes vivían fuera de Lima cuando estos nacieron. Para este porcentaje, la migración ha representado, probablemente, una posibilidad de acceder a más servicios educativos que los que podían acceder en sus ciudades de origen.

Si bien esta transición intergeneracional representa un orgullo inmenso para las familias, es también un sacrificio que no solo involucra al estudiante. Esto se debe a la ausencia de oportunidades educativas públicas y gratuitas porque en Lima la educación superior es mayoritariamente privada. Según la Sunedu, al 2015 el 73% de la matrícula está en universidades privadas. El tránsito de una educación gratuita a una pagada se transforma en una carga económica altamente costosa. Las dificultades económicas y las responsabilidades domésticas condicionan las experiencias universitarias de estos “nuevos” universitarios.

Los nuevos universitarios son, en su mayoría, mestizos. El 66% se considera así; mientras que el 15% se considera quechua; y un 3%, afro, según lo reportado por el último censo. El mestizaje se vuelve, muchas veces, una barrera racial a superar en el tránsito hacia la educación superior y, luego, en el tránsito al mundo laboral.

Estas características hacen que la experiencia universitaria sea diferente entre quienes son nuevos universitarios y quienes no lo son. Esto nos debe interpelar no porque se trate de una excepción, sino por ser un ejemplo de los desafíos que enfrentamos como democracia para garantizar un ejercicio de ciudadanía plena.

El desafío ya no es, quizá, el acceso a educación superior, sino que está ahora un paso más en la trayectoria de vida: en el acceso a oportunidades laborales. Ante ello, el Estado, las universidades y el sector privado tienen una responsabilidad para generar democracia después de la educación.