Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 16

de octubre de 2019

LABOR DEL CONIDA

Los tres años del satélite PerúSat-1

A tres años de la puesta en órbita del primer satélite de observación submétrica, el PerúSat-1 ha permitido ahorrar, respecto a imágenes satelitales de alta resolución, 681 millones de soles a las entidades estatales usuarias del Sistema Satelital Peruano.

9/10/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe



A 700 kilómetros de distancia, él nos observa. Es su misión. El PerúSat-1 pesa 400 kilogramos y se mueve a 7.5 kilómetros por segundo. Cada día “adquiere” –en la terminología aeroespacial–, y de acuerdo con la programación, 300 imágenes del Perú, durante esos 14 a 15 “giros” que da alrededor del planeta. Son 10 a 12 minutos de paso diario por el territorio y transmite datos hasta la antena en Pucusana, cuando hay visibilidad, como sucede con todos los satélites de observación. Su vida útil será hasta el 2026.

“La vida útil de un satélite depende del combustible, que permite hacer las maniobras para volver a ponerlo en la órbita correcta. Lo mismo sucede cuando hay alertas de basura espacial y deben realizar maniobras evasivas para evitar los impactos. 


Hasta el momento se cumple con lo manifestado por el fabricante y tendrá 10 años de vida útil”, explica el mayor general FAP Javier Tuesta Márquez, jefe de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial (Conida).  

El vuelo del PerúSat-1 empezó a las 20:43 horas del 15 de setiembre del 2016, cuando del centro espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, se lanzó el cohete Vega, que puso en órbita al primer satélite submétrico peruano.

Resultados

En sus primeros tres años de servicio, entre marzo del 2017 y julio del 2019, las entidades peruanas usuarias del Sistema Satelital Peruano (SSP) han ahorrado 681 millones 163,527 soles, gracias al trabajo del PerúSat-1, que entrega “escenas” (imágenes) junto a los satélites Pleiades, SPOT6, terraSAR-X y Kompsat3.

De acuerdo con la Conida, en este período se entregaron 25,067 imágenes (expresadas en “escenas”, de acuerdo con la terminología). De ellas, 11,216 fueron para la Gestión de Riesgo de Desastres (GRD); 3,434 para el Ministerio de Vivienda; 1,793 para el sector de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI); 1,349 para el Minagri; 943 para el Minam; 421 para gobiernos regionales y locales.  



“Una imagen satelital de un kilómetro cuadrado, que se entrega en 10 días, puede costar en el mercado entre 38 y 40 dólares. Pero si se entrego en 3 meses, baja a 16 o 18 dólares. Los 681 millones es el valor, considerando que todas  las entregas se han dado en tres meses. Hemos sido bastante prudentes. Es el monto ahorrado por las entidades peruanas, a las que se les entrega de manera gratuita. Además, hay un conjunto de imágenes de otros países que tenemos y en algún momento comercializaremos. Si vemos en costo-beneficio, el PerúSat-1 es ampliamente positivo para el Perú”, afirma Tuesta Márquez.

Los resultados estimados corresponden al SSP. Porque al adquirir el PerúSat-1 a la empresa francesa Airbus Defence and Space “parte de la compra” también permite el trabajo en offset para tener información o imágenes con diferentes características, de los cuatro satélites mencionados. Ello permite un trabajo más óptimo del área de Geomática del Conida, en Pucusana. Es, como dice Tuesta, la manera natural y norma como se trabaja en la comunidad espacial.



Los convenios
El potencial del SSP se multiplica con los diversos convenios establecidos. Hay acuerdos con Argentina, Inglaterra, la India, Kazajistán y Corea. A ellos se suman los convenios en proceso con Estados Unidos, Bolivia, Colombia, Francia y Tailandia e Italia.

Solo el de Corea permite contar con unas 300 imágenes satelitales mensuales del Perú. El que se busca con Bolivia permitirá contar con un ancho de banda del satélite de comunicaciones geoestacional del país altiplánico. “Nosotros tenemos un buen nivel en ópticos y procesamiento de imágenes, pero nos falta fortalecer el tema de imágenes de radar. Los satélites de imagen de radar y ópticos son complementarios. El sistema SSP crecerá en la medida en que tengamos más convenios”, dice el jefe de Conida.
 
Funciones y capacitación

En la Conida, la Dirección de Geomática genera los productos que se entrega a las diversas entidades, como el modelo de elevación digital, indispensable para la gestión de riesgo de desastres o determinar el flujo del modelamiento hidráulico.


Otra dirección trabaja la carga útil de las sondas Paulet (ver recuadro) y trabaja un proyecto de nanosatélites junto a la UNI, la PUCP, la universidad San Pablo (Arequipa) y la Católica del Cusco.

La Conida también capacita a los funcionarios del Gobierno central, regionales y locales. Al 31 de agosto, hay 202 entidades usuarias inscritas en el el Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS) y 256 personas activas en su sistema.

Ellos, mediante una contraseña, tienen acceso al catálogo de imágenes del aplicativo del CNOIS y saben en qué parámetros solicitar la programación de la toma de nuevas imágenes (características como ángulo o porcentaje de tolerancia de nubosidad, entre otros).

 A diferencia de las instituciones del Gobierno central, el jefe de la Conida dice que parte de la capacitación de los últimos dos años se ha perdido por los cambios de funcionarios, producto de la llegada en enero de las nuevas autoridades locales y regionales.

Tuesta recuerda que hay tres temas básicos para utilizar adecuadamente las imágenes que brinda el satélite en las regiones y distritos del país: 1) el personal capacitado, 2) la infraestructura tecnológica (una “escena” pesa un mínimo de 3 gigabytes), y 3) el ancho de banda.

Lo ideal es que en cada gobierno regional o distrital se tenga capacitado, por lo menos a un ingeniero geógrafo o ambiental, geólogos, físicos, electrónicos, entre otros especialistas. Y para solucionar el ancho de banda, muchos gobiernos envían discos duros para que el CNOIS les descargue las “escenas” requeridas y se envía por courier. Conida busca convenios con universidades para seguir capacitando.

PerúSAT-1 es un satélite óptico submétrico. Los satélites submétricos tienen mayor resolución (píxeles), pero menos nivel de “barrido”. Los métricos tienen menor resolución, pero mayor “barrido”. 
 
Países que cuentan con satélites ópticos en América: Perú, Chile, Brasil, Venezuela, Estados Unidos y Canadá. 
 
Entre las 9:00 y 11:30 de la mañana se produce la visibilidad del satélite. Realiza 379 órbitas que se repiten cada 26 días.


SISTEMA SATELITAL PERUANO EN EL TIEMPO
 
1974. D. L. 20643. Creación de Conida.
1997-2003. Estudio de proyecto de un satélite propio con tecnología nacional.
2006. Ley N° 28799 declara de interés nacional la creación del CNOIS.
2010. Satélite métrico.
2013. Satélite submétrico.
2014. Contrato de adquisicióin del sistema PerúSat-1.
2016. Puesta en órbita del PerúSat-1.
2026. Vida útil del PerúSat-1.

En Huancayo y Moquegua

En Pucusana, además del CNOIS, funciona la Dirección de Desarrollo Espacial que trabaja los vehículos lanzadores. A fines de noviembre lanzará el cuarto cohete sonda Paulet. Se trata de instrumentos científicos que van a la ionósfera a hacer mediciones.

La Dirección de Ciencias y Aplicaciones Especiales (DICAE) del Conida cuenta con un Centro de Observación Espacial en Huancayo (Junín), desde donde realiza el monitoreo de satélites y desechos espaciales, como parte del proyecto APOSOS, la red de observación espacial unificada que integra el Perú con otros países del APSCO (Bangladés, China, Irán, Mongolia, Pakistán, Tailandia y Turquía). Y en Cambrune (Moquegua) se ubica el RC-1M, el telescopio más potente del país, que desde este año funciona en beneficio de la ciencia, educación y turismo.