Tipo de cambio:

Compra: 3.344

Venta: 3.347


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 23

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

MUJERES RUMBO AL BICENTENARIO: HISTORIAS QUE INSPIRAN

Lucha, pasión y empoderamiento

Ellas tienen algo en común: no se detuvieron para cumplir sus metas y sueños. Son mujeres que pese a la desigualdad y los obstáculos demostraron tenacidad.

8/3/2019


PARADEPORTISTA

Dunia Felices Rojas:“Debemos ser conscientes de las capacidades que tenemos”


Dunia Felices tuvo que superar los prejuicios de una sociedad que la limitaba doblemente por su condición de discapacitada y de mujer.  “Cuando aún tenía brazos y piernas, practicaba voleibol, pero siempre habían comentarios machistas sobre que debía tener una profesión e hijos”, recuerda. La exponente nacional de paranatación considera que es importante empoderar a la mujer porque le permitirá sentirse libre y con más confianza al tomar sus decisiones.



“En mi caso, el empoderamiento me permitió crear una autosuficiencia. No necesito de ayuda para amarrarme el cabello o agarrar un lápiz a pesar de que no tengo manos ni piernas. El empoderamiento viene en la decisión de cómo manejas tu cuerpo, cómo tomas decisiones y cómo te puedes sentir libre a partir de ello”, dice esta joven, que a los 15 años perdió sus cuatro extremidades debido a una vasculitis sistémica, una afección que ataca los vasos sanguíneos.



Felices saluda el posicionamiento que tiene hoy la mujer en todos los ámbitos de la sociedad y en la toma de decisiones en algunas instituciones trascendentales. “Es cuestión de cambiar la mente o ser conscientes de todas las capacidades que tenemos como mujeres para liderar puestos, al mismo compás que el varón”, señala.



Dunia se mostró convencida de que los Juegos de Lima 2019 –Panamericanos y Parapanamericanos–, que se disputarán desde julio hasta setiembre, permitirán dar a conocer la verdadera fortaleza de la mujer deportista. “En definitiva, las imágenes serán muy poderosas cuando se realce a las deportistas femeninas. De hecho, serán la inspiración para muchas mujeres y niñas, en particular las que se preparan para seguir la carrera de deportistas”, puntualiza. (Juan Sánchez)




FACILITADORA DEL MIMP

Gladys Vera Caytano:“Corté el círculo de la violencia”




Gladys Vera Caytano se siente una “mujer de éxito”, pues hace lo que más le apasiona: ser técnica de enfermería en el área de triaje del Hospital San Juan de Lurigancho. Nueve años atrás, no hubiera imaginado que retomaría su trabajo. Esto fue posible cuando decidió enfrentar a su esposo y padre de sus hijos. Luego de soportar por mucho tiempo su maltrato, le dijo: “¡O vamos a un psicólogo o cómo es!”



Le dio una oportunidad para que eligiera. Él se fue de la casa y ella se quedó. Fue padre y madre para sus hijos. Fue cocinera, costurera, desarrolló mil oficios, recuerda, no solo para asegurarle un plato de comida a su familia, sino también para olvidar los años de humillación. “Quise cortar con el círculo de la violencia, que mis dos hijos varones y mi hija no repitieran lo que veían en casa. No fue sencillo, no es fácil decir basta ya, pero tuve que mirarme en el espejo y empezar a creer en mí”, cuenta.



No iba a depender de nadie nunca más. De ello tuvo certeza tras participar en los talleres de espiritualidad impartidos por la diócesis de San Juan de Lurigancho y por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. “Esto pasó hace 15 años. Superé esos tristes momento con ayuda del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual, que en el 2002 me invitó a ser una facilitadora activa en San Juan de Lurigancho. Voy a luchar contra la violencia a la mujer hasta que me muera”.



“Todo ya pasó”, nos asegura esta mujer que visita casa por casa a las familias para compartir con ellas el abecé de la prevención de la violencia familiar y sexual. (Susana Mendoza)




EMPRENDEDORA

Alessandra Mandriotti:“Hay que soñar en grande y comprometerse al máximo para lograr nuestras metas”




Uno de los principales retos como mujer emprendedora es aprender a lidiar con el éxito y el fracaso, pero uno debe sentir pasión por lo que hace, la motivación no se crea, nace. 
“No hay nada que pueda detener a una persona bien motivada a cumplir sus sueños”, asegura Alessandra Mandriotti, que junto con María Fernanda Zuleta se atrevieron al cambio y lanzaron en el 2017 la marca Tea Box Experience.
La principal motivación  de ambas es compartir su pasión por los tés y las infusiones hacia sus clientes. “Queremos que vivan un momento único. Nuestra empresa existe para ellos y siempre el cliente será nuestro foco para todas las decisiones que debamos tomar para seguir mejorando constantemente”. 
Emprender es algo difícil, no basta con solo tener una gran idea, se necesita mucho esfuerzo, compromiso y dedicación. En algunos casos, dice Mandriotti, quizá resulte difícil encontrar el rumbo del negocio, ajustarlo a las necesidades reales del mercado, persistir a pesar de que algunas personas no crean en tu negocio; sin embargo, depende de cada uno seguir adelante con lo que se plantea.
Para la emprendedora, es importante ser una empresa orientada hacia el cliente y el mercado, pues como todo en la vida se tiene que adaptar.
“Cuando recién empezamos con mi socia teníamos una idea de cómo podría ser el negocio, pero siempre existió el miedo respecto a si funcionaría, cómo sería y si lo lograríamos. Hoy me siento superorgullosa de lo que hemos conseguido en este tiempo”, señala.
“Mi mensaje para las emprendedoras es soñar siempre en grande y comprometerse al máximo para alcanzar sus metas. El camino no será fácil, pero será uno de los logros más gratificantes que puedan tener”, agrega. (William Ríos)



ARTISTA SHIPIBO

Olinda Silvano:“Nos tenemos que querer primero” 



“El arte me ha hecho conocer países que en mi vida hubiese visitado: Brasil, México, Ecuador, hasta Rusia”, cuenta Olinda, quien hace poco nos representó en ArcoMadrid 2019 y cantó para los reyes de España, Felipe VI y doña Letizia.



Esta artista shipibo-konibo resurgió de las cenizas, pues fue una de las víctimas del incendio de Cantagallo en el 2016. “Perdí todas mis obras de arte en el incendio: pinturas, cuadros, mantas...Al verme sin nada de lo que tenía, trabajé vendiendo cachangas, papas rellenas y arroz con leche. Hasta fui profesora de inicial”, recuerda. Mujer, madre, esposa, hija y dirigente shipiba, esta artista peruana afirma que desde las cenizas en que quedaron sus obras creció una planta que representa su trabajo e inspiración; y el fruto es su peregrinaje, que la llevó a conocer tantos lugares. “No importa de dónde vengas, no importa tu edad, el arte puede cambiar tu vida”, pregona y añade que no tiene dinero, y que tampoco ahora es la joven rebelde que salió de su pueblo shipibo, pero que gracias al arte conoce el mundo.



“Mujeres del mundo, les digo que no importa lo que nos digan y no importa la discriminación, nosotras sabemos lo que somos y lo que hacemos, nos tenemos que querer en primer lugar, y con eso salimos adelante con nuestras familias”, manifiesta. “Yo represento a la mujer amazónica, desarrollo el arte tradicional que viene desde nuestros abuelos, y por ese arte he conocido lugares tan bonitos como el Museo de Antropología de Vancouver, Canadá, donde dejamos nuestra identidad cultural de pueblo shipibo-konibo “. (Luis Iparraguirre)