Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.313


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 16

de agosto de 2018

Lunares y el riesgo de cáncer

Esté muy atento a su aparición o si experimenta cambios súbitos.

23/1/2018


Con la llegada del verano es común la aparición de manchas y lunares en diferentes partes del cuerpo, sobre todo en el rostro; sin embargo, si además se presentan con ardor, picor o cambian de color puede ser signo de un posible melanoma, un tipo de cáncer de piel muy agresivo.

Las personas que presentan lunares de nacimiento que cambian de color, forma o tamaño, y que muchas veces pican, duelen, se ulceran o sangran, así como aquellos de aparición repentina, denominados también novo, deben ir al médico de inmediato.

Y es que podría tratarse de un cáncer de piel muy agresivo llamado melanoma, que puede ocasionar la muerte si se diagnostica tardíamente, nos explica la doctora Victoria Morante, presidenta del Circulo Dermatológico del Perú (Ciderm Perú).

“El melanoma es un tipo de cáncer de piel que puede tener la apariencia de un lunar inofensivo, pero puede tener un comportamiento agresivo y maligno si no se diagnostica y trata tempranamente. Puede, incluso, causar la muerte debido a que en poco tiempo se disemina afectando a otros órganos internos”, agrega la especialista, con motivo de la XXIV Campaña Nacional de Educación, Prevención y Detección Temprana de Cáncer de Piel y Melanoma denominada El Día del Lunar.

Recomendaciones

Si se tiene un lunar de nacimiento con alguna de las características indicadas, vaya al médico.

Si tras la evaluación médica resulta ser sospechoso de cáncer, debe extirparse como medida de prevención antes que ocasione alguna molestia y, después, ser sometido a una biopsia para saber si es un lunar benigno o maligno y recibir el tratamiento adecuado.

Si se tiene un “lunar nuevo” plano y oscuro que apareció repentinamente (ocurre con mayor frecuencia en verano) y tiene características del ABCD del lunar, es decir, es asimétrico, tiene bordes irregulares, distintos colores, más de seis milímetros de diámetro, pica, duele o sangra, hay que ir al médico porque es del tipo más peligroso.