Tipo de cambio:

Compra: 3.294

Venta: 3.297


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 22

de abril de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Mal silencioso

El cáncer de próstata gana terreno en el país por la falta de prevención.

29/1/2019


El cáncer de próstata es el que más muertes ocasiona entre los hombres en el Perú. Según el Observatorio Global de Cáncer, en el Perú se registran más de 7,500 nuevos casos cada año. Esta cifra se podría reducir considerablemente si  esta patología oncológica se diagnosticara a tiempo; sin embargo, en la actualidad 28 de cada 100,000 varones peruanos mueren cada año por cáncer de próstata.


“En el país la mayor parte de los casos no son detectados a tiempo, debido a que esta patología no presenta ningún síntoma en su etapa inicial y que aún los pacientes no acceden a realizarse los exámenes por las características de algunos de ellos, tales como la evaluación del tacto rectal”, explica Víctor Machuca, especialista de la clínica Urozen.

“Además del examen rectal, existen otras pruebas que también permiten diagnosticar a tiempo el cáncer de próstata. Por eso recomiendo que todos los hombres a partir de los 45 años deberían iniciar el despistaje de esta enfermedad con los diversos exámenes que existen en la actualidad”, precisa el especialista.

Tipos de exámenes

Examen de sangre. Mediante un análisis puede medirse el nivel de PSA en el organismo. Si marca valores muy elevados, es mejor realizar más pruebas.

Examen de tacto rectal. Es la forma más rápida y segura de comprobar si la consistencia de la próstata es normal. No causa dolor y es muy rápido. 

Ecografía. Para obtener una imagen de la próstata, se emplea un ecógrafo que se coloca en el vientre. En algunos casos también se puede realizar una ecografía por vía transrectal.  

Biopsia. Se extrae una minúscula porción de la próstata para analizarla y descartar la presencia o no de células cancerosas. Este examen también determina el tipo de tratamiento anticancerígeno que el paciente debe seguir.