Tipo de cambio:

Compra: 3.314

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 20

de febrero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Maslow y la autorrealización

En su clásico libro Teorías de la Personalidad, Nicholas DiCaprio cuenta sobre el famoso psicólogo Abraham Maslow –conocido por su pirámide de las necesidades humanas y profesor de la Universidad de Brandeis en la década de 1950–, que cuando emprendió su estudio para encontrar a los individuos más altamente desarrollados y “plenamente humanos”, decidió empezar por los estudiantes de una escuela superior.

1/2/2019


Manuel Arboccó

Psicoterapeuta–Profesor Universitario

Después de estudiar a cerca de 3,000 estudiantes, encontró –para su asombro– que únicamente dos o tres de ellos se acercaban a las condiciones de la autorrealización, famoso concepto en su teoría de las necesidades.

“Encontró que aproximadamente 1% de la población de hombres y mujeres de los años medios, e inclusive de más edad, satisfacían los requisitos de autorrealización o se acercaban a ellos”.

Ahora, ¿por qué habían de satisfacer tan pocos estudiantes de escuela superior los requisitos de la autorrealización? Quizá sus requerimientos eran muy altos, o quizá autorrealizarse involucra experiencias que no pueden producirse tempranamente en la vida. Recordemos que la autorrealización implica la presencia de factores personales y un medio cultural favorables; y significa lo humano plenamente desarrollado, de funcionamiento pleno, de plena realización por sus posibilidades genéticas y de máximo desarrollo, según el mismo Maslow señala.

Incluso, DiCaprio sugiere que es probable que no se alcance hasta llegar a los 30 años, aproximadamente, y nos recuerda que determinadas facultades mentales, como las que se miden con las pruebas psicológicas estandarizadas, alcanzan un punto culminante en esa parte del ciclo vital de las personas.

Abraham Maslow habló, asimismo, de las metapatologías, para referirse a los problemas que resultan de la frustración o de la insatisfacción de las necesidades superiores (necesidades de estimación, necesidades de afecto, necesidades de pertenencia social). Algunos ejemplos de metapatologías son el no poder querer profundamente a alguien, no gozar de cosa alguna valiosa, no ser el individuo capaz de apreciar el valor del éxito personal, no percibir cosa alguna como virtuosa y comportarse de modo inmoral. Junto a la depresión existencial, a la ausencia de sentido y a la falta de dirección en la vida, podríamos hablar también de metapatologías.

Para Maslow, citado por DiCaprio, semejantes trastornos, que son manifestaciones de frustración e insatisfacción de metanecesidades, no son a menudo abiertamente manifiestas (pueden ocultarse bajo algún síntoma, diríamos nosotros). En efecto, una persona podrá darse cuenta de que algo no anda bien en su vida, pero sin saber exactamente qué. Cuando esto se haga visible para ella y lo entienda mejor, la persona podrá tomar nuevamente la vida en sus manos.