Tipo de cambio:

Compra: 3.291

Venta: 3.294


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 21

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. FÉLIX CARRASCO MASCARÓ

“Me hice médico para servir a la gente”

Con 20 años de servicio en Essalud, médico cirujano salva vidas con trasplantes.

31/10/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es cirujano de trasplante y coordinador de la Unidad de Trasplante Hepático Pediátrico, única en el país, del hospital Edgardo Rebagliati, que celebrará pronto su 60° aniversario. Formado en San Fernando, hoy lidera un equipo de profesionales que tiene en sus manos salvar de graves daños hepáticos a niños y niñas.

Cuando doña Paula escuchaba a su pequeño de seis años pedirle que comprara un pollo entero para ayudarla a sacar la menudencia, no sabía si alegrarse o preocuparse, pues el temor de que su hijito se volviera un asesino destripador la atormentaba a veces. Pero su destino sería otro. Félix Carrasco Mascaró recuerda que le gustaba explorar las vísceras y entendió desde entonces que su camino sería la medicina y su especialidad, la cirugía, un oficio que ejerce con mucha pasión.

Desde el 2016 es coordinador de la Unidad de Trasplante Hepático Pediátrico en el hospital Edgardo Rebagliati, instancia única en el país en donde los niños y niñas que nacen con daños graves en el hígado o los padecen por otras causas, necesitan de un nuevo hígado para no detener su vida y seguir creciendo.

No es una tarea sencilla. En el nosocomio existen profesionales que realizan esta compleja cirugía, equipos, pero por la mezquina cultura de donación de órganos que existe en el país, la esperanza de miles de personas que requieren un trasplante se apaga. Los recién nacidos que tienen problemas en su hígado, son algunas de ellas.

Por el camino de la cirugía

Carrasco Mascaró rememora que su primer trasplante lo hizo en el 2001 en el hospital Guillermo Almenara. Fue el primer trasplante de hígado en el Perú. Un niño con cirrosis fue el primer paciente que experimentó ese desafío.

Con la guía de expertos de la universidad del Children’s Hospital de Pittsburgh, el equipo del que formó parte realizó esta exitosa operación. Sintió una satisfacción indescriptible, la misma que se repetiría después de cada intervención.

“Es una gran responsabilidad saber que la vida de un nene o nena depende de uno. Siento que alguien me guía, aunque a veces creo que no soy un cristiano agradecido, pues literalmente la vida de ellos está en nuestras manos”, comenta.

Y evoca su travesía de Chosica a Lima cada vez que acompañaba a su padre, hincha acérrimo de Alianza Lima, al estadio de Matute. Eran los años 80. Cuando el ómnibus ingresaba a la avenida Grau, veía la Facultad de San Fernando de la UNMSM. Quería estudiar allí, eso deseaba, pues su vocación por estudiar medicina la tuvo siempre. “Me hice médico para servir a la gente”, nos dice.

El trabajo, su pasión

El 2019 cumple dos décadas como médico y servidor público en Essalud. Dieciocho en el Almenara (antiguo hospital Obrero) y estos dos últimos años en el Edgardo Rebagliati (antes hospital del Empleado).

“La gente debe saber que cuando hay un trasplante nuestra relación con el paciente es para toda la vida, se convierte en una relación familiar. Y muchas veces nos entristecemos cuando vemos que la recuperación de los pequeños se dificulta porque entre los padres hay problemas. Nosotros hacemos mucho más de lo que esperan los pacientes”. Félix fue formado para servir, y agradece a su esposa e hijos la comprensión.

Hoja de vida

Se formó en Cirugía General en el hospital Guillermo Almenara.

Es en el país uno de los cinco especialistas en Cirugía Hepato-bilio-pancreática y de Trasplantes.

Estudió la Maestría en Docencia e Investigación en Salud en UNMSM.

Es miembro fundador de la Asociación Peruana de Trasplantes de Órganos y Tejidos (APTOT).