Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 16

de setiembre de 2019

LA EPOPEYA PERUANA EN LA BOMBONERA

Medio siglo de gloria

29/8/2019


Rodolfo Espinal

respinal@editoraperu.com.pe

Este sábado 31 de agosto se cumplirán 50 años de la histórica clasificación de la selección peruana al Mundial México 70, lograda nada menos que ante la poderosa Argentina en la Bombonera de Buenos Aires.

Fue la primera vez que Perú lograba en la cancha su derecho a participar en la máxima fiesta del fútbol, y la primera y única vez que   Argentina fue eliminada de una Copa del Mundo.

El 2 a 2 final con goles de Oswaldo “Cachito” Ramírez ante una desesperada Argentina marcó un definitivo antes y después en la historia de fútbol del Perú. Habían pasado 39 años de la vez en que la selección peruana había participado, invitada, al Mundial Uruguay 1930.

Aquí te contamos cinco historias de esta legendaria clasificación.



1.-El cura boquense

El domingo, día del partido, los jugadores pidieron al entrenador Didí escuchar misa en una iglesia. El DT consideró inconveniente que salieran a la calle por temor a cualquier hostilidad y pidió que un sacerdote oficiara el acto religioso en la Candela, la concentración del cuadro boquense que servía como cuartel general de Perú.

El cura les confesó a los futbolistas y dirigentes que a pesar de ser 20 años socio de Boca Juniors, nunca se le había llamado para oficiar una misa en la sede de su amado equipo, y les agradeció la invitación.

“Lo único que me queda es acompañarlos en sus oraciones para lo que ustedes quieren lograr”, les dijo el sacerdote.

Tras la misa, los dirigentes lo invitaron a acompañar a la selección a la Bombonera. En el bus le tocó sentarse con Oswaldo “Cachito” Ramírez.

–“¿Vos sos el debutante?... ¿sabés que te va a marcar Gallo? [así se apellidaba el defensa argentino encargado de anularlo]. Es muy bueno ese marcador”.

–“Tranquilo, padre, yo me como a ese gallo con cresta y todo”, le respondió sonriente el delantero peruano, que luego se convertiría en el verdugo de los argentinos al anotar los dos goles peruanos.

–“Che... che Cachito, tenías razón. ¡Te lo comiste con cresta y todo!”, le dijo asombrado el sacerdote a Oswaldo Ramírez. Cachito se había dado un festín con Gallo.



2.-El lechero

Julio Natters era el jefe de equipo de la selección y además dirigente del Sport Boys, club donde por ese entonces jugaba Cachito Ramírez.

Al finalizar el primer tiempo con el resultado a cero goles, Natters esperó a Cachito en el camarín y le dijo: “Oye, lechero [suertudo], ¿vas a meter los goles o no?”.

–“¿Qué dice mi camiseta?, 22, dos y dos”, le respondió sonriente y en broma Cachito. “Voy a meter dos goles”, disparó acto seguido el delantero. Terminado el cotejo y consumado el pronóstico de Ramírez, Natters lo abrazó y le gritó a todo pulmón: “¡Lo hiciste, lechero; lo hiciste, lechero..!”.

En ese mítico partido, Cachito tenía nada menos que 22 años. Fue siempre su número favorito.

3.-De compras

La prensa argentina se había volcado al aeropuerto de Ezeiza para recoger las declaraciones de los seleccionados peruanos que buscarían la hazaña en la Bombonera. Mientras Teófilo Cubillas declaraba a los medios, otro grupo de curtidos hombres de prensa argentinos abordaron a Roberto Challe y Ramón Mifflin.

–“¿Cuál es su expectativa para el partido del domingo?”, le preguntaron a Challe.

–“¿De qué partido me hablan...?”, respondió Roberto ante el desconcierto de los periodistas gauchos.

–“Yo he venido con mi compadre Ramón a comprar carteras y zapatos para nuestras esposas”, remató el genial volante. Los reporteros bonaerenses no lo podían creer.

4.-Las finales de Didí

Didí, el entrenador de la selección peruana, era una auténtica celebridad. Había ganado los campeonatos del mundo con Brasil en Suecia 1958 y Chile 1962. El llamado Príncipe Etíope por su elegancia y clase llegó al Perú como DT de Sporting Cristal. Su fama como bicampeón mundial le permitió dar el salto a la selección peruana.

–“Nunca he perdido una final y esta no va a ser la excepción”, les dijo convencido de sus palabras a los jugadores, que capitaneados por Héctor Chumpitaz se alistaban para salir al campo de la Bombonera.

A su llegada a Lima, Didí aseguró que “siempre tuve la creencia de que Perú se clasificaba. Esta fe fue transmitida a todos los jugadores”.

5.-Padre pos- Bombonerazo

La llegada de la selección a Lima fue una fiesta total. Sin embargo, el defensa Pedro Gonzales estaba muy nervioso, más aún cuando no vio a su esposa en el aeropuerto.

Alguien, según el relato de La Crónica, le dijo: “Tu esposa está con dolores de parto. Ella está muy bien, no tienes de qué preocuparte”.

Dichas palabras, por el contrario, pusieron más nervioso al futbolista, hasta que un familiar venció todos los obstáculos, se le acercó y le avisó lo que para sus oídos fue música celestial: “Tu señora acaba de dar a luz. Eres padre de una mujercita”.

De inmediato, Pedro dio un tremendo salto como si hubiera anotado un gol en la Bombonera.