Tipo de cambio:

Compra: 3.382

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 19

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Menos plástico, más vida

La denominada “ley de plásticos” entró en vigencia en nuestro país con la esperanza de reducir en la vida cotidiana el consumo de este polímero de un solo uso y contribuir, de esta manera, al cuidado del planeta. Con la aplicación de esta norma, el Perú se coloca a la par de otras naciones que han tomado similares medidas.

3/8/2019


En diciembre del año pasado, el presidente Martín Vizcarra aseguró que la ley “va a cambiar el comportamiento de nuestra sociedad para ser más amigable con el medio ambiente” y criticó el deterioro de la naturaleza por el uso indiscriminado de las bolsas del mencionado material.

El reto es grande. Nuestro país utiliza 947,000 toneladas de plástico al año, y como todavía no se ha instalado una cultura del reciclaje, solo se puede rescatar el 0.3% de estos productos para darle otros usos, según datos del Ministerio del Ambiente. Es necesario implementar una economía circular en el país y establecer una estrategia de desarrollo sostenible que minimice el uso de los recursos en el proceso productivo y genere un nuevo valor a los residuos.

Con la aplicación progresiva de la ley, el Perú demuestra su respeto a los acuerdos de la 4ª Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente, que se celebró en Nairobi, en la cual 170 países se comprometieron a una reducción drástica del plástico, no obstante la oposición de las naciones ricas, que deseaban evitar más restricciones.

Las medidas tomadas solo obedecen a uno de los pilares de la política de Estado del Perú, la lucha contra el calentamiento global. Nuestra nación lidera esa iniciativa, como se comprueba con la organización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 20) en el 2014, así como con sus intervenciones en los foros internacionales sobre el tema.

La limitación del uso del plástico de un solo uso es vital para cuidar el medio ambiente. El polímero es utilizado desde la Segunda Guerra Mundial y está tan extendido que puede envolver nuestro planeta. Su tiempo de degradación oscila entre 200 y 1,000 años, dependiendo de su calidad. El de las botellas de este material demora 400 años.

Estos artículos contaminan nuestro ambiente al convertirse en pequeñas partículas, denominadas microplásticos, que se transforman en una sustancia peligrosa para la fauna marina. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza asegura que 120 especies marinas han ingerido residuos plásticos.

En nuestro país, el 43.7% de los residuos de este material no recibe un tratamiento adecuado y se calcula que alrededor de 309,000 toneladas terminarían en nuestro mar.

El consumo de plástico al que están expuestos los peces y las aves marinas también afecta al hombre. De acuerdo con un estudio efectuado por la Universidad de Newcastle en Austria y la oenegé Dalberg, una persona podría comer cinco gramos de plástico por semana, esto es el equivalente a una tarjeta de crédito. La investigación calcula que una persona consumiría alrededor de 2,000 piezas de microplástico al ingerir especies marinas y de los ríos.

Los peruanos debemos modificar nuestros hábitos de consumo sobre el plástico, no por las sanciones y multas, sino porque tenemos que ser conscientes de que la utilización indiscriminada del plástico representa una amenaza para nuestro planeta.