Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

Mes de expectativas

“Estamos a un año del relevo democrático y el Gobierno despliega los mayores esfuerzos para que el aparato productivo nacional se recupere tras haber permanecido paralizado por más de tres meses”.

10/7/2020


Ya lo dijo el presidente Martín Vizcarra: Junio registró indicadores positivos de reactivación y julio es el mes clave para marcar el rumbo de la recuperación de la economía. Estamos a un año del relevo democrático y el Gobierno despliega los mayores esfuerzos para que el aparato productivo nacional se recupere tras haber permanecido paralizado por más de tres meses debido a la emergencia sanitaria originada por el covid-19, y los resultados dependerán de un trabajo conjunto del Poder Ejecutivo, los gobiernos regionales, los concejos y el sector privado.

La buena noticia de la recuperación tiene sustento suficiente. No se trata de una afirmación autocomplaciente, sino de una certeza que posee fundamentos tangibles. Por ejemplo, la Cámara Peruana de Comercio Electrónico reveló que esta actividad ha registrado un incremento de 400% durante el período de cuarentena obligatoria, lo cual ha permitido que la economía nacional se mantenga a flote ante el impacto de la pandemia del coronavirus.

Si bien es una cifra interesante, producto de la situación atípica que el Perú y el mundo viven, aún falta mucho por desarrollar el e-commerce y alcanzar los índices registrados en China o Estados Unidos, donde se ha convertido en un pilar de la producción, el comercio y el consumo. De impulsarse el comercio electrónico, el país tendrá una interesante veta económica por potenciar a partir del bicentenario.

Por parte de las fuentes oficiales, el Ministerio de Economía y Finanzas también confirmó que la economía peruana retorna progresivamente a los niveles que alcanzaba antes del inicio de la pandemia, y prueba de ello es la producción de electricidad, que ha aumentado de manera gradual durante las fases 1 y 2 de la reactivación económica. El impulso del Gobierno ha sido esencial porque estableció esquemas de soporte financiero como el Fondo de Apoyo Empresarial a las Micro y Pequeñas Empresas (FAE-Mype) y el programa Reactiva Perú, que brinda liquidez a las compañías afectadas por la pandemia.

El Ejecutivo, además, estableció el plan Arranca Perú, destinado a retomar los volúmenes de inversión pública, y en este caso particular, entregar 3,898 millones de soles a las municipalidades con el propósito de iniciar un ambicioso proceso para el mantenimiento de más de 50,000 kilómetros de carreteras y vías de comunicación, con lo cual se impulsan las economías locales con la puesta en marcha de otras actividades complementarias.

Y desde el exterior, las principales calificadoras de riesgo han destacado la condición de la economía nacional: Moody’s Investors Service sostuvo que el sistema bancario peruano es el único en América Latina que mantiene una perspectiva estable; Standard & Poor’s reconoció la pronta respuesta del Perú para contener los impactos sanitarios y económicos del coronavirus, y Fitch Ratings resaltó los esfuerzos de la industria aseguradora peruana para adoptar las mejores prácticas observadas en las naciones desarrolladas, que posicionaron al país en el rango medio-alto.