Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

EXPERIENCIAS CULTURALES DESCENTRALIZADAS

Mil museos para mi país

Dos especialistas en arte tienen el sueño de un Perú con muchos museos escolares. Para ello, han desarrollado el primer manual para impulsarlos. El libro ya empezó su viaje por las instituciones educativas del país.

26/2/2020


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

La maleta viajera contiene un museo. “Todos los museos están compuestos por objetos que cuentan historias”, explica el historiador del arte Daniel Contreras Medina. 

Es coautor, junto a la licenciada en arte Teresa Arias Rojas, del libro Pequeños objetos grandes historias. Manual de museología para museos escolares. El volumen se complementa con un taller, en que se enseña a los escolares que los objetos de su cotidianidad,pueden ser pequeños, pero que tienen “el poder de contar historias”. Libro y taller forman parte del proyecto nacional ‘Museos escolares para escolares curiosos’.

Todo es museable

Los especialistas llegan a los colegios y trabajan con chicos de primero a quinto de secundaria, durante cuatro días. Les dejan ideas claves: 1. No hay museos imposibles; 2. Todos los museos, los grandes y los muy pequeños, son importantes para contar la vida partiendo de un aspecto histórico-cultural.

“Todo se convierte en museable gracias a la investigación”, explican los autores, creadores de la iniciativa cultural Canal Museal.



La maleta viajera se abre y los estudiantes interactúan con pequeñas reproduccioness y obras originales, entre ellos cuadros de los pintores Apu-Rimak y Lu.Cu.Ma, grabados del siglo XIX, fotografías post mortem de párvulos. La idea es que aprendan a describirlos, a elaborar una ficha de catalogación y conocer los procesos museales.

Cuando los chicos aprenden a investigar, indagan en la memoria familiar. Objetos diversos (inclusive piedras o monedas) o fotografías de los abuelos o padres llegan al salón de clase y se cuenta por qué son importantes para sus historias familiares, a veces para su comunidad o la del país. “Un pequeño objeto siempre guarda una gran historia, si sabes investigar, verlo e investigarlo”, dice Arias.

Los escolares comprenden que el museo puede ser cualquier espacio físico: una casa, inclusive una calle donde vivió algún personaje ilustre.

¿Cómo nació el proyecto?

Arias y Contreras observaron denominadores comunes en museos escolares que conocieron. Como el del colegio Túpac Amaru de Pozuzo (Oxapampa, Junín) o el San José Obrero, de San Juan de Lurigancho (Lima), entre otros: había voluntad de los alumnos, profesores entusiastas, escasos recursos y todo el proceso se hacía casi de manera autodidacta.

“Nos parecía fabuloso que maestros y colegios estatales impulsen una manera de hacer coleccionismo y de hacer difusión del patrimonio. Los museos estaban bien, pero mejorarían con la metodología de la museología, optimizarían sus recursos y llenarían el vacío institucional que hay del Ministerio de Cultura”, explica Teresa Arias.



Un proyecto

En el libro Pequeños objetos..., los autores resumen su experiencia en museos, centros culturales, galerías. Su reto fue adecuarse al lenguaje de los más jóvenes y crear un taller bastante dinámico.

“Creemos que estos museos escolares son el portal principal y primero para formar ciudadanos futuros con interés, con conocimiento de su patrimonio, con historias locales. Para formar ciudadanos interesados en su historia e interesantes”, acotan.

Tello, el padre

Fue Julio C. Tello no solo figura prominente para la arqueología peruana. Arias y Contreras recuerdan que fue el primero en exponer sobre la importancia de los museos para cada comunidad y colegio. Fue el primero en trabajar la museología en el país.

“El museo –escribió el doctor Tello– es para contribuir, como la escuela a levantar activamente el nivel intelectual, y para capacitar al estudiante en el conocimiento de las artes, industrias e instrumentos de los pueblos pasados o presentes; para conocer los motivos materiales de avance o retroceso de ellos, juzgarlos más humanamente, y adquirir experiencias que iluminen el porvenir”.

El taller se adecúa a las necesidades de cada realidad. Por ejemplo, en Mito, valle del Mantaro, con los escolares del Museo Milenario del Huacón, dedicado a la danza de la Huaconada, elaboraron el primer plano de este museo.

¿Qué viene ahora? A través de la Dirección de Investigación y Planificación Museológica del Ministerio de Cultura distribuirán 50 ejemplares del manual en los museos del Estado. Además, Canal Museo lanzará esta semana su web en que presentará los trabajos que realizan con los colegios (que ahora se puede ver por su canal en YouTube).



Para julio realizarán una feria de museos escolares de Lima Metropolitana, con adolescentes que hayan participado, durante estos meses, de los talleres. El manual tendrá una versión final, donde estará volcada toda la experiencia de las regiones, con el norte de convertirse en un libro de metodología y teoría para jóvenes.

“Esperamos para el futuro que haya muchos museos escolares en el país. Que más chicos encargados de los museos sepan cómo funcionan. Que sepan que las cosas que ven en un museo es por el trabajo de todo un equipo de profesionales que ha estudiado para eso. Nuestro sueño es que haya más museos en el país. Si la idea del museo no nace del Estado o sus instituciones, que nazca de la escuela”, concluyen.