Tipo de cambio:

Compra: 3.351

Venta: 3.355


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 17

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Morir para dar vida

“Un corazón de madera / me voy a mandar hacer / para que no sufra ni llore / ni sepa lo que es querer”.

2/12/2018


Luz María Crevoisier

Periodista

Este yaraví se entonaba en Cusco a principios del siglo pasado y en sus letras denota el anhelo de liberarse de emociones que lastimen. Pero no todos buscan un cambio de este órgano identificado con los más bellos sentimientos, por el mismo motivo, si no para salvar su vida.

Una de las personas que ha tenido esta experiencia singular y de todas formas trascendente es la escritora y ensayista Margarita Saona (Lima, 1965). Ella, reconcentrada en ese acontecimiento, ha editado en inglés y castellano su primer poemario, Corazón de hojalata, que recoge el proceso del antes y después de su trasplante de corazón.

Cambio de corazón

Margarita acaba de editar en noviembre la versión en castellano de Corazón de hojalata con el sello independiente Yntermezzo Tropical, que lidera la poeta Victoria Guerrero Peirano.

“Yo había publicado con la editorial Pandora/Lobo Estepario en Chicago una edición bilingüe que salió el año pasado (2017)”, manifiesta Saona al Diario Oficial El Peruano.

“Ese año –continúa– llevé algunos ejemplares a Lima e hice una presentación en el Fondo de Cultura Económica, pero era muy difícil hacer circular la versión estadounidense en el Perú. Vicky [Victoria] lo acogió y me dio mucha alegría, pues ya está disponible para los lectores peruanos”.

Procesos de la agonía

“Empecé a escribir los poemas de Corazón de hojalata después de mi primera cirugía a corazón abierto, en noviembre del 2015. Me dijeron que el daño era irreparable con las siguientes consecuencias; fallo cardíaco, desfribilación, trasplante”. Después de este diagnóstico empezaron a crearse los primeros versos, algunos en español y otros en inglés.

Pero las horas iban cayendo sobre su corazón restándole vida y aún no llegaba el ansiado reemplazo. Sin embargo, un donante –no habló de él– le dejó el suyo. Así comenzaba la nueva vida de Margarita Saona, que estudió Literatura y Lingüística en la PUCP; además, recibió un doctorado en Literatura Latinoamericana de Columbia University en Nueva York.

Es jefa del departamento de Estudios Hispánicos e Italianos en la Universidad de Illinois, en Chicago.

Ediciones suyas son: Figuraciones de la nación en la novela latinoamericana contemporánea (Rosario 2004) y Memory Matters in Transitional Peru (Londres, 2014).

Es autora de dos libros de ficción breve: Comehoras (Lima, 2008) y Objeto perdido (Lima, 2012) además del ensayo Recordar la violencia en el Perú (PUCO, 2017).

Sobre el trasplante que experimentó nos comenta: “Uno piensa que es algo muy exótico, tan imposible hasta que le pasa. Escribir al respecto era en parte procesar esa extrañeza y seguir siendo. Fue una manera de vivir, estar presente y continuar existiendo”.

“Escribí las dos versiones, pues las palabras me daban vueltas en la cabeza y se iban haciendo versos. Los primeros poemas vinieron en español y otros en inglés, a veces el término en inglés era el que me rodeaba, y otras, la extrañeza de tratar de traducir ciertas palabras”.

En este proceso hizo su aparición Marco Dorfsman, un amigo con el que tiene contacto especialmente por Facebook. “El tradujo algunos de mis poemas simplemente porque le provocó y después hizo lo mismo con el resto. Para la versión en castellano, utilicé solamente mi voz”.

A todo esto, Victoria Guerrero dice: “En IT estamos muy contentos de haber publicado esta edición de tu libro. Le hemos puesto mucho cariño he intentado hacer un objeto que por fuera es pequeño y frágil, pero por dentro es una explosión de sentimientos”.