Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

REPORTAJE GRÁFICO

Mujeres al volante

María Ferrer y Brigitte Luján son parte del equipo de conductoras y trabajadoras de la Línea del 1 Metro de Lima y Callao, administrado por el MTC. Las mujeres aportan más del 25% de la fuerza laboral del tren capitalino.

7/3/2020




“¿Chu-chú, mamá?” En 53 minutos, aproximadamente, el tren de la línea 1 del Metro de Lima recorre 11 distritos. Toma el pulso a la ciudad, desde la estación de Villa El Salvador, al sur de la capital, hasta la estación Báyovar, en San Juan de Lurigancho, en el corazón de Lima Este. O viceversa.

María Ferrer Palomino es parte del equipo de conductores que tiene a su cargo los 44 trenes. Su hijita, de dos años, cada vez que ella se pone su uniforme y se alista a salir, pregunta, “¿mamá, tren?”, “¿chu-chú, mamá?”. “Sí, hijita, chu-chú, mamá”.

000

Cada tren lleva seis coches; es decir, tiene capacidad para trasladar hasta 1,200 personas por viaje. En un día, María realiza tres vueltas entre ambos puntos. El recorrido le toma un promedio de seis horas. Se calcula que, en nueve años de actividad, el tren de Lima y Callao ha movilizado a 771 millones de pasajeros.

“Al conducir el tren me siento libre, me gusta mi trabajo. Es todo un reto y una gran responsabilidad que afronto a diario. Las mujeres cumplimos las mismas funciones que un varón”, cuenta María.



Hace casi ocho años ingresó a laborar en la Línea 1 del Metro de Lima, por medio del programa Pro Joven del Ministerio de Trabajo. Fue escalando posiciones desde orientadora, pasando por agente de estación, hasta lograr su puesto como conductora del tren, labor que desempeña por más de un quinquenio.

Es una libertad, dice, pero una gran responsabilidad: sabe que traslada seres humanos, jefes y jefas de familias a los que, como a ella, esperan en casa.

000

“¡Vaya a cocinar!”. “¡Anda limpia tu casa!”, le han gritado algunos machitos de todas las edades, cuando han visto a María u otra dama a cargo de los comandos del tren. Les parece broma. O aprovechan que ellas, por su puesto y su calidad de damas, no les responden con similares y prejuiciosos improperios.

Pero con el manejo impecable del vehículo eléctrico, llevando la responsabilidad de miles de vidas cada día, la mujer de 31 años rompe con los clichés machistas que campean en la sociedad peruana. Las mujeres al volante, les recuerda, son más precavidas que los varones. Hoy, ya no hay diferencias entre ambos géneros. “Los estereotipos están quedando atrás”, subraya.

Por el contrario, al verla, a María se le han acercado muchas chicas preguntando dónde pueden dejar su currículum vitae o cuáles son los pasos para poder también ellas convertirse en conductoras de tren.

000



En uno de sus viajes en la Línea 1, Brigitte Luján vio que quien conducía el tren era una mujer como ella y eso le llamó la atención. “Fue uno de mis grandes motivos para postular a la Línea 1”, recuerda.

Ahora, la joven de 27 años estudia Ingeniería de Sistemas y es responsable de conducir a diario también un tren de la Línea 1. Para entrar a ese puesto, afirma que se capacitó durante 16 meses.

“Me encanta manejar y ser mejor cada día. Me entusiasma la idea de poder transportar a las personas de forma segura y cómoda”, comenta. Sus padres se sienten orgullosos por lo que ha logrado, “y yo me siento orgullosa de que ellos se sientan felices por ello”.

María y Brigitte cuentan con todos los beneficios de ley.

En la Línea 1 más del 25% del personal son mujeres. Se desenvuelven en diversas áreas, como talleres, policías ferroviarias, superintendentes y gerentes.

Para el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), que mujeres y hombres tengan los mismos derechos, permite construir una sociedad libre y justa. Lo dice su eslogan: ¡Conectamos con igualdad!



Datos

300 de los 1,400 trabajadores de la Línea 1 del Tren de Lima son mujeres.

771 millones de pasajeros ha transportado el tren desde el 2011.