Tipo de cambio:

Compra: 3.357

Venta: 3.361


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 22

de setiembre de 2019

Música bonita para gente bonita

El intérprete y compositor Carlos Ramírez Centeno, una de las figuras centrales de la popularización de la cumbia peruana en su primera época de auge, dejó un gran legado para la cultura nacional.

8/9/2019


La frase del titular retumbó en mi mente como truenos estremecedores cuando me enteré de la partida del Patrón de la Cumbia. Y es que con esas palabras Carlos Ramírez Centeno trataba de expresar la hermosura y grandeza de nuestra cumbia peruana. Él, con ese sentir, la cultivó como nadie, la respetó y difundió al mundo hasta el día de su viaje sin retorno.

Hoy más que nunca se escuchan temas como ‘Colegiala’ o ‘Serrana mía’, que él interpretó. En cada rinconcito donde se ama la cumbia, entre lágrimas y recuerdos llenos de nostalgia, el pueblo lo trae a su memoria y lo abraza con toda el alma, deseando, tal vez, que con ese abrazo fraterno y sincero se levante de su lecho y vuelva a cantarnos con su voz melódica, con ese estilo desenfadado y su orgullo de ser un cantor de cumbias.

Legado eterno

Carlos Ramírez le dio identidad a la cumbia peruana. Las obras que interpretó son verdaderas joyas de nuestro acervo musical. Los Destellos, Los Mirlos, Los Ecos, Los Ilusionistas, el Grupo Guinda, el Grupo Maravilla y Centeno, entre otros, son las agrupaciones en las que dejó su legado.

El Patrón de la Cumbia se fue como vivió: con la dignidad de un cantor del pueblo que nunca concilió con la hipocresía y la injusticia, de aquellos que siempre marginaron a nuestra cumbia prefiriendo ritmos foráneos. Para amarla, hay que vivir y sentir la pobreza, la angustia por conseguir el sustento diario y el dolor de cada mañana incierta.

Todos estos sentimientos los expresó en su canto y en su pluma porque también fue autor y de los mejores; sentimental y profundo en su mensaje. ‘Serrana mía’ tiene su sello indeleble de rebeldía y hondo sentimiento. Esta, su obra genial, es una de las primeras canciones en ritmo tropical de los años ochenta que reivindicaba a la mujer andina y hoy, en su voz, el término usado antes de manera peyorativa se dignifica y refleja la nobleza y ternura de las mujeres de los Andes. (Miguel Laura Saavedra)

Datos

Carlos Ramírez Centeno falleció a fines de agosto a causa de la diabetes que padecía hacía buen tiempo.

Su inicio en el mundo del espectáculo fue al pasar un casting a los 9 años en el programa infantil de Cachirulo.

Su partida generó muestra de pesar en el mundo de la cumbia.

Los Destellos, Grupo Guinda, Grupo 5, Tommy Portugal, Katty Jara y otros artistas y bandas expresaron su dolor por la partida de su colega.

62 años tenía Carlos Ramírez Centeno al momento de su muerte.