Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

No bajar la guardia

“Nadie puede permanecer injustificadamente al margen de la inamovilidad aduciendo un supuesto ejercicio de su libertad individual, cuando está en juego la salud y el bienestar de la mayoría de nuestra sociedad.”

23/3/2020


El octavo día de la emergencia nacional dispuesta por el Gobierno para combatir al covid-19 encuentra a los peruanos haciendo un esfuerzo sin precedentes en los últimos años para frenar la propagación de la enfermedad.

Si bien el número de contagios en el Perú es bajo en comparación con el que muestran otros países, especialmente en Europa, la curva continúa en ascenso y hasta ayer se registraban 363 connacionales que habían arrojado positivo al nuevo coronavirus.

Por ello es importante no bajar la guardia frente a este enemigo común, y hoy más que nunca se deben llevar a cabo todos los esfuerzos posibles para alcanzar el objetivo trazado. Parte importante de la responsabilidad recae en los propios ciudadanos, quienes tenemos la obligación de apoyar las medidas para detener la propagación del virus en el territorio nacional.

Si bien el Gobierno está tomando las disposiciones orientadas a proteger a la población del país, nada será efectivo si los ciudadanos no optan por acatar el aislamiento social obligatorio y permanecen en el interior de sus viviendas, además de poner en práctica procedimientos seguros para proveerse de productos de primera necesidad de manera racional y solidaria, sin caer en histerismo.

Con buen criterio y responsabilidad, la gran mayoría de peruanos demuestra compromiso con esta causa, apoyando y acatando las medidas restrictivas aprobadas por el Ejecutivo.

Lamentablemente, aún existe un pequeño porcentaje de ciudadanos que no toma conciencia de este peligro latente y continúa desoyendo las exhortaciones para no abandonar sus viviendas. El que hasta ayer cerca de 11,000 ciudadanos hayan sido detenidos por la Policía Nacional, por desafiar la orden de inamovilidad social, prueba esta dificultad y genera honda preocupación, toda vez que la irresponsabilidad pone en riesgo no solo su salud personal y la de su entorno más cercano, sino el esfuerzo que la mayoría de peruanos lleva a cabo para derrotar a la amenaza.

Por tanto, hacen bien la Policía y las Fuerzas Armadas en asegurar el cumplimiento de la emergencia nacional con rigor y sin ningún tipo de distinción. Nadie puede permanecer injustificadamente al margen de la inamovilidad aduciendo un supuesto ejercicio de la libertad individual, cuando está en juego la salud y el bienestar de la mayoría de nuestra sociedad.

El Poder Ejecutivo, por su parte, actúa de forma proactiva al plantear medidas que, si bien pueden parecer duras, son necesarias e impostergables para proteger a los peruanos.

No bajar la guardia, entonces, debe ser la consigna para todos: Gobierno, ciudadanos y todos los sectores del país frente al enemigo común que representa el nuevo coronavirus. Si algunos de los actores de esta lucha no cumplen con responsabilidad con la rigurosidad esperada, los esfuerzos podrían no arrojar los resultados esperados y el covid-19 pondría en riesgo la salud de una parte importante de la sociedad y en jaque a nuestra sanidad pública, algo que se debe evitar a toda costa.